¿Salimos de la pobreza?

JUL, 18, 2019 | 00:10 - Por Rodrigo Contero Peñafiel

Rodrigo Contero Peñafiel

Según el último informe presentado por el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (INEC), en Ecuador, la pobreza se ubicó en el 23,2% en diciembre de 2018; 1,7 puntos más que en el 2017. 

El país sigue a la espera de la implementación de políticas socioeconómicas que mejoren las condiciones de vida de sus habitantes, se destierre la corrupción, la discriminación y la exclusión. Las instituciones públicas juegan un papel predominante cuando se apliquen planes, programas y proyectos que resuelvan la situación de vulnerabilidad de los más necesitados. Hay que considerar que el extractivismo primario destruye y confunde a la población; el cambio climático provoca sequías, inundaciones, deslaves, destrucción de viviendas, carreteras y sembríos, agravando los problemas nacionales.

El sector empresarial se ve restringido para comprometerse con más plazas de trabajo y el sector público sufre las consecuencias del incremento innecesario de la burocracia que ha endeudado al país hasta las futuras generaciones. El cambio tecnológico y la reestructuración de las empresas en el sector industrial son entre otras, las causas para la disminución de nuevas fuentes de empleo.

El Ecuador, al igual que otros países, sufre las consecuencias de la migración de sus habitantes, que se ven obligados a salir del país para enviar remesas a sus familias; al mismo tiempo, recibe miles de personas que huyen de la dictadura, el narcotráfico y la extrema pobreza. La desintegración familiar, la ausencia de quien tiene la responsabilidad de la estabilidad económica y emocional de la familia, destruye la calidad de vida de la población para dar paso a la mendicidad, la indigencia, la desnutrición y el abandono que afecta a niños, jóvenes y adultos sin excepción.

Los valores éticos y morales van desapareciendo; los índices de delincuencia, robos, asaltos y asesinatos van en aumento; la inseguridad ciudadana y la violencia familiar impiden la convivencia racional y civilizada de la gente. La falta de recursos para satisfacer las necesidades básicas es una realidad que observamos todos los días.


rcontero@gmail.com
 

COMENTA CON EL AUTOR

rcontero@gmail.com

Más Noticias De Opinión

El terrorismo nos afecta a todos

00:20 | | Seis bombas han estallado en la Universidad de Guayaquil. Solo se registran pérdidas materiales, pero se ha sembrado el terror entre sus estudiantes, profesores, funcionarios y trabajadores en general.

Posturas irracionales

00:15 | | Hace pocas semanas una noticia tuvo una pequeña repercusión en los medios y en las redes sociales: grupitos de personas habían acudido a algunas curias episcopales católicas para expresar su deseo de apostatar de la fe.

Oportunidades para periodistas…

00:10 | | Uno de los refranes populares que ha rondado mi cabeza en los últimos tiempos es aquel que dice: “en casa de herrero cuchillo de palo”.

Música para oír y ver

00:05 | | Hace poco escribí sobre no detenernos ni  paralizarnos en los sueños educativos, invoqué mayor presencia de la enseñanza  musical en escuelas y colegios,  identificándome.