¿Es enriquecedora esa ‘cultura’?

MAY, 25, 2019 | 00:15 - Por La Hora Diario

Algo no va por buen camino. En casi ningún espacio público, incluidos medios de transporte, escuelas, clínicas y hospitales, restaurantes, centros de trabajo, plazas y parques deja de estar un celular en manos de personas de todas las edades, en particular de niños y adolescentes. Los “jóvenes millenialls” en particular, no conocen otra forma de acceder y entender la cultura.

Visitar una biblioteca en procura de un libro, una revista o un diario no está en los planes de la mayoría de la población. En la familia es el “personaje” (aparte de laptops o ‘tablets’), al que mayor atención se le presta, echando a un lado, la conversación y el intercambio verbal de experiencias. Un drama del cual ni el Estado ni la sociedad toman conciencia y no actúan con determinación. 

Navegar por la Internet, estar en Facebook, Instagram o dialogar en Twitter y poseer un ‘blog’, un ‘podcast’ o dedicar horas y días al último videojuego del mercado, tiene más poder en niños y jóvenes que meterse en las páginas de alguna novela. En ese “otro mundo” están los reales, influyentes y más peligrosos entresijos del poder global. 

¿Es esto enriquecedor? ¿Nos hace espiritualmente mejores? Nuestra historia y nuestra cultura (sin comillas) no tienen el lugar que debieran en este escenario. Los sistemas educativos deben entender el problema y transformarse según esta realidad. También la familia y el Estado.  ¿Qué pasará con nuestra literatura, con el arte o el cine? No hay fórmulas infalibles al respecto, pero hay que ensayarlas. 

 



La necedad es la madre de todos los males”. Cicerón. Escritor, orador y político romano (106 AC-43 AC)No hay cosa más difícil, bien mirado, que conocer a un necio si es callado”. Alonso de Ercilla y Zúñiga . Escritor español (1533-1594)

COMENTA CON EL AUTOR

info@lahora.com.ec

Más Noticias De Opinión

Día Mundial del Refugiado

00:45 | | Abandonan sus familias, sus amigos y trabajos, sus escuelas y sus países huyendo de la violencia, las injusticias, los conflictos sociales y políticos, la persecución y las guerras, y de formas abiertas o enmascaradas de opresión.

Solo queremos un país seguro

00:40 | | Soy el segundo de doce hermanos de los mismos padres. Mi infancia fue bonita, hasta que un día llegó a nuestra finca un grupo armado al margen de la ley.

Hola, hijo…

00:35 | | Mi Dios te bendiga y te proteja. Espero estés bien. Ya estás hecho un hombre. Sabes, te echo de menos todo el tiempo. Más que mi hijo, eres mi compañero.

Sin fronteras

00:30 | | Hace aproximadamente 15 años llegué a Ecuador, dejando todo atrás: la escuela, amigos, familiares, mi casa, mi pueblo, mi país, mi todo.

Juntas

00:25 | | Las Mujeres Unidas del Pacífico somos 21 mujeres adultas de diversas edades que nos agrupamos para sobrellevar las distintas afectaciones emocionales (ansiedad, estrés, alteración del sueño, entre otras) provocadas por haber tenido que salir de nuestro país de origen...

Tenemos derecho a rehacer nuestra vida

00:20 | | El 13 de noviembre de 2018 llegué a Tulcán como refugiado después de huir de Colombia.

No hay último destino

00:15 | | Aún hoy me cuesta creer que fui desplazada por segunda vez. Salí de Colombia en 1975, a los 19 años, con toda mi familia a Venezuela, que en ese momento era el país que ofrecía más oportunidades.

La perfección de los caracoles

00:10 | | No pertenecer a ninguna parte es la sensación del migrante o refugiado en el país que lo recibe, pero antes, también fue un extraño sin cabida en el país del que salió. 

Luz de esperanza

00:05 | | Mi historia como refugiada es algo que nadie quisiera vivir. Nunca podré olvidar ese 2 de agosto de 2012.

COLUMNISTAS