Las trampas del sentimiento

ENE, 19, 2019 | 00:10 - Por CARLOS FREILE

Carlos Freile

En 1880 el novelista portugués José María Eça de Queiroz publicó un relato intitulado “El Mandarín”; su argumento trata de un hombre a quien el Diablo convence de tocar una campanilla a sabiendas de que al hacerlo moriría un mandarín en China, pero al mismo tiempo heredaría su inmensa fortuna. Como el hombre no ha visto nunca al mandarín no tiene empacho en hacerlo. No se detiene a pensar en las consecuencias para las personas vinculadas con el mandarín difunto; no razona en la ilicitud del acto, al fin y al cabo un asesinato.

Esta narración fantástica, rechazada por los naturalistas de su tiempo, regresa a la memoria en estos días en que por todos los medios se trata de que el sentimiento y la solidaridad tramposa se impongan a la razón y a la justicia en el caso del aborto: no se razona sobre los derechos inherentes a la condición de persona humana del niño por nacer, porque no se le puede ver (como al mandarín) sino que se apela a la compasión, aunque los sentimientos no puedan traerse a colación cuando se trata de leyes, de deberes y derechos, de naturaleza humana y no de naturaleza sin definir.

El sentimiento es por origen, desarrollo, duración y consecuencias, algo subjetivo y está siempre sujeto al peligro de sucumbir frente a la irracionalidad, ya se trate de una emoción positiva como la simpatía o el amor, o negativa como el odio o la antipatía; todo ser humano conoce por experiencia propia o ajena que los sentimientos mudan, cambian, se contradicen, desaparecen…
 
Para evitar malos entendidos, los sentimientos perniciosos deben estar regulados  por la fría razón, solo así evitaremos las trampas de la emotividad acrítica y variable.

Llama profundamente la atención que un legislador, llamado por mandato público a buscar lo mejor para toda la población, base sus argumentos en pro o en contra de una medida legal en meros sentimientos y no en razonamientos, los cuales, a estas alturas de la Historia deben sustentarse en la ciencia y en la filosofía, como vengo sosteniendo desde hace semanas en esta columna.


cfreile@usfq.edu.ec
 

COMENTA CON EL AUTOR

cfreile@lahora.com.ec

Más Noticias De Opinión

La realidad es terca

00:15 | | Al pasar revista a la abultada, incoherente y hasta disparatada herencia recibida, el Presidente de la Corte Constitucional solicitó a la Contraloría que se hagan cuatro exámenes especiales a las actuaciones de los anteriores jueces.

Concesionar sin criterio

00:10 | | El Ejecutivo ha pasado más de dos años de su mandato diciéndonos que todas las obras de Correa fueron un fracaso y muy mal hechas.

Recetas del FMI

00:05 | | ¿Tanto es el desastre heredado y la necesidad de millones de dólares que claman por un préstamo a los gemelos de la explotación FMI-BM y otros “organismos multilaterales”?

Lecturas y canciones por San Valentín