La autodestrucción de Alianza País

NOV, 20, 2018 | 00:05 - Por SALVATORE FOTI

Salvatore Foti

El presupuesto del estado para el 2019 está generando múltiples críticas desde varios sectores del país. Hay demasiada inconformidad hacia múltiples aspectos de la pro forma que son criticados con argumentos muy válidos. De la pro forma del Estado para el 2019 preocupan: el optimismo sobre el precio del petróleo, estimado en 58 dólares, y los recortes en el campo de la educación.

Estás preocupaciones no son tan exageradas y cuentan, además, con ejemplos de cómo ya anteriormente el régimen se ha equivocado en temas económicos.
La eliminación del subsidio de la gasolina súper, es un ejemplo de aquello.

El Gobierno estimó que este hubiese significado un gran logro por el Estado, pero a la hora de la hora solo significó que el estado pase de gastar 1.500 millones en subsidio para la extra a 4.000 millones; pues la gente dejó de poner súper y se pasó a la extra. Una muy mala decisión. Tan mala, como no haber destinado 2.450 millones al IESS que necesita, urgentemente, de más recursos.

Y, por último, no subestimemos tampoco el hecho que estas maniobras económicas sigan minando aún más el vínculo agonizante entre AP y el actual ejecutivo pues, seguramente, los compañeros del Presidente no han de apreciar los ajustes económicos, sobre todo en temas sociales, que se pretenden poner en práctica a pocos meses de las elecciones seccionales. Se necesitaba una maniobra más amigable con los inversionistas e inclusive, aunque suene absurdo, con las clases menos favorecidas. Se necesitaba de mucha imaginación e iniciativa, pero al parecer lo que más falta es justamente la determinación para tomar decisiones trascendentales. Se hacen recortes que responden a los intereses de pocos e iluminados políticos mas no a la ciudadanía en general o peor aún, al mismo Gobierno que parece empeñado en practicar una absurda autodestrucción del movimiento el cuál, muy pronto, probará el despiadado castigo del voto popular.

Para Alianza País, sacar un porcentaje inferior al que sacará el movimiento político de Rafael Correa en las próximas elecciones, significará su definitiva extinción.

COMENTA CON EL AUTOR

sfoti@lahora.com.ec

Más Noticias De Opinión

Un Estado fallido

00:40 | | El régimen de Nicolás Maduro tiene, finalmente, de qué vanagloriarse: ha  logrado convertir a Venezuela, el país con las mayores reservas de petróleo del mundo, en una nación sin gasolina donde la población puede pasar días en cola para adquirir el combustible.

El doctor Julio César y la vejez

00:35 | | Se ha vuelto un oxímoron hablar en el Ecuador de políticos honestos. “Yo quisiera que ella llegue a mi edad. No pueden decirme que soy viejo y ladrón”.

Un sitio en la historia

00:30 | | Cinco años de ausencia, silencio e injusticia. Un paro cardíaco puso fin a más de medio siglo de diplomacia de Diego Cordovez Zegers, quiteño nacido en 1935, de gran reputación, influencia y credibilidad a nivel nacional y mundial.

Lenín, ¿eres tú?

00:25 | | Dos años de gobierno y para mí solo hay una cosa clara: Lenín es un maestro de la política. Cuando fue vicepresidente de Rafael Correa, era una figura bonachona, dedicado a las causas sociales y poco embarrado en la política diaria.

La resta es mayor que la suma

00:20 | | Nunca consideré que Cristina Kirchner fuera una mala candidata, ni dije que es la figura opositora que más le conviene a Mauricio Macri. Siempre afirmé lo contrario.

Verdades a medias

00:15 | | El reino de la mentira es una matriz que direccionan los políticos con sus decisiones y omisiones; la reproducen al camuflar hechos y tapar nombres cuando la corrupción campea.

Yunda: defensa y aliados

00:10 | | La historia luminosa de Quito no tiene por qué detenerse en el oscuro reduccionismo con el que el articulista Juan José Illingworth culpa a Quito y victimiza a su ciudad para precautelar todo flujo económico direccionado a su molino.

Leer a Marx no daña a nadie

00:05 | | Carlos Marx no puso bombas, no hizo fusilar a nadie, no mandó a nadie a campos de concentración ni los obligó a expatriarse, tampoco propuso la estatalización burocrática y policial de la sociedad.

COLUMNISTAS