Vestimenta, medicina y cosmovisión tsáchila protegida por el SENADI

NOV, 20, 2018 | 09:45

Certificados. En esta investigación se consiguió el registro de 490 plantas.

Redacción SANTO DOMINGO DE LOS TSÁCHILAS 

Plantas, piedras y buenas energías se utilizaron para una ceremonia que marcó el inicio de la conservación de las tradiciones de la cultura tsáchila, a través de la protección que el Servicio Nacional de Derechos Intelectuales (Senadi) le ha dado.

La comuna El Poste, en Santo Domingo, fue el escenario del encuentro de los miembros de la nacionalidad para celebrar que ahora su vestimenta, medicina y cosmovisión están protegidos. Este logro les deja tranquilos, puesto que durante años se han visto amenazados por personas ajenas a su grupo, lo cual ha derivado a la biopiratería en el mercado; existen patentes que se han obtenido con base en los recursos genéticos del país.

El proceso de recolección de información fue de un año, pero los tsáchilas empezaron las gestiones gracias al impulso del extinto Héctor Aguavil. Esto continuó con Gumersindo Aguavil, luego con Javier Aguavil y hasta la actualidad con la nueva gobernadora Diana Aguavil. “Como nacionalidad tenemos varios ejes en los cuales trabajar y la medicina es una de las principales, esta responsabilidad no termina”, expresó la Gobernadora. 

En esta investigación se consiguió el registro de 490 plantas medicinales, entre ellas el ‘huito’, que es un fruto que posee un líquido natural utilizado en los rituales de protección. 

Varios personajes, en su mayoría ancianos, fueron partícipes de la recolecta. 

Rosalino Calazacón, de 75 años, de la Comuna Colorados del Búa, colaboró con el depósito de plantas que son utilizadas para hacer la medicina como una medida preventiva a actos de acceso ilegal a sus conocimientos tradicionales.

REUNIÓN. Con un ritual energético se dio inicio a la ceremonia.

Beneficio 
Por su parte, Fernando Nogales, experto en conocimientos tradicionales del SENADI, acotó que esta construcción colectiva de la población tsáchila es vital para el país y el resto del mundo, para que al utilizar sus saberes se sepa en dónde se originaron.

Ahora el SENADI trabaja en los protocolos biocomunitarios, que es la carta de presentación de estos recursos (plantas, vestimenta, cosmovisión), para potenciarlos con las empresas que quieran invertir en posibles patentes. 

EL DATO
Se entregaron 44 certificados de los depósitos de conocimientos tradicionales este 2018, el año anterior fueron nueve.  
“Una vez que los conocimientos son depositados en el SENADI, pasan a la base de datos, es decir que si las compañías farmacéuticas quieren patentar algún medicamento tienen que venir a la comuna a pedir consentimiento para poder realizarlo”, señaló. Se podrán contemplar beneficios monetarios o no monetarios, dependerá de los acuerdos que lleguen.

Flavio Calazacón, presidente de la comuna El Poste, adujo que esta labor recién empieza, ya que además quieren que sus rituales de petrificación, energéticos e incluso de sanación, también bebidas como la ayahuasca, expresiones como la danza e incluso festividades como el Kasama, también sean protegidos. “Los depósitos no están terminados, pero sí hemos avanzado, hemos ganado experiencia”, afirmó.