Eliminar el correísmo

NOV, 09, 2018 | 00:10 - Por Víctor Cabezas

Víctor Cabezas

Para combatir el correísmo debemos empezar por definir qué significó, o sea, identificar sus características. La lista es larga y entre más indago, más me asombro de cómo aguantamos tanto. Entre los muchos y más perversos rasgos, encontramos a la “universalización de la persona” o, dicho de otra forma, la capacidad retórica que tenían para que un individuo ya no sea considerado como tal sino como un grupo al que debíamos repudiar. 

El periodista con nombre y apellido ya no era juzgado por sus actos individuales sino por lo que el poder le endilgaba colectivamente a la “prensa corrupta”, a los “sicarios de tinta”, etc. Un político de derecha, por ejemplo, no era tratado como un individuo al que se le debía escrutar su accionar personal, sino que respondía desde lo que el poder construía como “partidocracia” , “neoliberal”, “saqueador de la patria”, etc. 

El correísmo, entonces, promovió la deshumanización como estrategia de división del país y de tener siempre un chivo expiatorio a quien endilgarle cualquier mal que pudiera acechar al poder. Con Correa cada vez hablábamos menos de personas y más de grupos a los que había que odiar, casi, como un deber patriota. 

Cuando las autoridades del actual Gobierno tratan de posicionar al “correísmo” como un concepto deshumanizador que absorbe como un embudo a cuanto exfuncionario pasa por su camino, me preocupo porque en esencia estamos incurriendo en exactamente lo mismo que pretendemos superar. 

Combatir el correísmo implica, necesariamente, destruir lo que lo caracterizaba y, para ello, debemos empezar a hablar de personas con nombres y apellidos, con imputaciones y pruebas concretas y dejar de lado al “correísmo”. En definitiva, la eliminación del correísmo, desde adentro, empieza por nuestras propias palabras.  


vdcabezas@gmail.com


 

COMENTA CON EL AUTOR

vdcabezas@gmail.com

Más Noticias De Opinión

Día Mundial del Refugiado

00:45 | | Abandonan sus familias, sus amigos y trabajos, sus escuelas y sus países huyendo de la violencia, las injusticias, los conflictos sociales y políticos, la persecución y las guerras, y de formas abiertas o enmascaradas de opresión.

Solo queremos un país seguro

00:40 | | Soy el segundo de doce hermanos de los mismos padres. Mi infancia fue bonita, hasta que un día llegó a nuestra finca un grupo armado al margen de la ley.

Hola, hijo…

00:35 | | Mi Dios te bendiga y te proteja. Espero estés bien. Ya estás hecho un hombre. Sabes, te echo de menos todo el tiempo. Más que mi hijo, eres mi compañero.

Sin fronteras

00:30 | | Hace aproximadamente 15 años llegué a Ecuador, dejando todo atrás: la escuela, amigos, familiares, mi casa, mi pueblo, mi país, mi todo.

Juntas

00:25 | | Las Mujeres Unidas del Pacífico somos 21 mujeres adultas de diversas edades que nos agrupamos para sobrellevar las distintas afectaciones emocionales (ansiedad, estrés, alteración del sueño, entre otras) provocadas por haber tenido que salir de nuestro país de origen...

Tenemos derecho a rehacer nuestra vida

00:20 | | El 13 de noviembre de 2018 llegué a Tulcán como refugiado después de huir de Colombia.

No hay último destino

00:15 | | Aún hoy me cuesta creer que fui desplazada por segunda vez. Salí de Colombia en 1975, a los 19 años, con toda mi familia a Venezuela, que en ese momento era el país que ofrecía más oportunidades.

La perfección de los caracoles

00:10 | | No pertenecer a ninguna parte es la sensación del migrante o refugiado en el país que lo recibe, pero antes, también fue un extraño sin cabida en el país del que salió. 

Luz de esperanza

00:05 | | Mi historia como refugiada es algo que nadie quisiera vivir. Nunca podré olvidar ese 2 de agosto de 2012.

COLUMNISTAS