Éxodo doloroso

AGO, 10, 2018 | 00:10 - Por JAIME VINTIMILLA

Jaime Vintimilla

Es verdad que ha corrido mucha tinta para describir la terrible y lacerante situación de miles de venezolanos que han debido abandonar su país a causa de una cruel e ignara dictadura que ha roto todos los principios democráticos y de mínima convivencia que todo país que respeta los Derechos Humanos debería ofrecer a sus ciudadanos.

Infortunadamente esta desgarradora realidad ha mostrado nuevamente algunas de las debilidades y falencias más grandes que todavía aquejan al ser humano y a la comunidad internacional.

En el primer caso, es inconcebible que en lugar de iniciar un programa mundial de solidaridad o de reforma migratoria que ayude a estos refugiados que huyen del hambre, de la incertidumbre y de la corrupción, muchas personas han mostrado un lado sórdido, ya que han sido obnubiladas por la impaciencia, la falta de empatía y hasta por destellos venenosos de xenofobia.

En el caso de la comunidad internacional, lacerante ha sido la forma como ha manejado la presencia de gobiernos antidemocráticos y hasta connivencia ha mostrado por permitir elecciones fraudulentas y masacres aterradoras, pues los niveles mostrados “de alta preocupación” deben convertirse urgentemente en nuevos mecanismos que permitan la defensa tanto de la vigencia universal de los Derechos Humanos como la de un mínimo Estado de Derecho, desterrando así la omnipresencia de intereses obscuros y medievales que acercan a los ciudadanos a una calidad de nueva servidumbre, siempre enemiga acérrima de la libertad.

En el país, el gobierno debe continuar con el apoyo para que la ola migratoria pueda encontrar facilidades en su camino a la dignidad y además todos los ecuatorianos estamos llamados a cooperar con actitudes y obras que muestren nuestros valores no solamente de buenos samaritanos sino de reciprocidad y gratitud a un pueblo que, en su momento, nos abrió amablemente las puertas.

Las circunstancias cambian y hoy es la oportunidad para demostrar que la ecuatorianidad se caracteriza por la defensa acendrada de la esperanza, el respeto y la solidaridad. 


  [email protected]

COMENTA CON EL AUTOR

[email protected]

Más Noticias De Opinión

Terremoto en la Función Judicial

00:15 | | La Fiscalía tiene otra “papa caliente”. Las víctimas de una supuesta persecución política masiva durante el régimen de Correa, reclaman que se investigue a unos 500 operadores de justicia, entre fiscales y jueces, que habrían actuado al margen de la Ley.

La primera maravilla

00:10 | | San Francisco “la obra que alzaron al pie del Pichincha es la primera maravilla del arte en la América del Sur. Los 30.000 metros cuadrados de su planta, con tres iglesias.

Partir

00:05 | | El límite de la existencia llega a todo humano, sin embargo, los balances son desiguales, para unos persiste su presencia en las mentes de los que quedan.

GALERIA DE VIDEOS