Noticias   /   País   /   Zoom

La nueva guerra en el Cóndor

OCT, 15, 2017 |

Poblaciones borradas del mapa. Escuelas en escombros. Mujeres con sus hijos desplazadas de su hogar a mitad de la noche... El extractivismo no solo deja su huella en el ambiente, sino también en el tejido social. Un mapa que registra muertes, intimidaciones y detenciones en esta biodiversa cordillera austral.

 

CRISTINA BURNEO SALAZAR

Dentro de los proyectos pro-minería de los capitales en alianza con los Estados, el caso “Nankints” es emblemático. Ecuador ha violado su propio mandato minero, derechos de pueblos ancestrales y ha reprimido con operaciones donde ha habido brutalidad militar. Nankints fue desaparecida: esto pone a otras comunidades asentadas en concesiones mineras en un riesgo similar. 

La comunidad shuar de Nankints llevaba asentada en su territorio desde 2006. En 2016 fue destruida por un ataque militar ordenado por el Gobierno de Correa. El ataque se amparó tras una resolución judicial a favor de la empresa minera ECSA, que llevaba tiempo intentando usar las 40.000ha irregularmente concesionadas por parte del Estado. Tras la destrucción de Nankints, se construyó en su lugar el campamento minero “La Esperanza”. 

Las mujeres de Nankints se vieron obligadas a desalojar con sus hijos en medio de la noche. Aunque no la han convertido en campamento minero, algo similar sucedió con Tsuntsuim: 200 personas fueron expulsadas en diciembre y las mujeres tuvieron que hacer lo mismo: huir por la selva en la noche. No es seguro que Tsuntsuim esté libre de incursiones militares. En el diálogo nacional, es urgente que el gobierno aborde con firmeza la responsabilidad por la violencia legal contra el pueblo shuar que ha causado muerte y pobreza.

La Constitución ecuatoriana consagra el derecho “a un hábitat seguro y saludable, y a una vivienda adecuada y digna”. Es contradictorio que un país que fuerza a su población al desplazamiento garantice el derecho a la vivienda. En la sección de derechos de los pueblos y nacionalidades, la Constitución dicta: “Conservar la propiedad imprescriptible de sus tierras comunitarias, que serán inalienables, inembargables e indivisibles.” No hay diálogo cuando se viola derechos. Esta es una gran deuda de Moreno con el pueblo shuar: o la asume, o se asume como un régimen agresor de los pueblos ancestrales.

 

  • Profesora de la UASB e integrante de Luna Creciente

 

 

 

Más Noticias De Zoom

Cuando el hospital es una cárcel

Domingo, 08 de octubre de 2017 | | Desde la vigencia del Código Orgánico Integral Penal se disparó el número de mujeres procesadas por abortar. En lo que va del año, 62 han sido denunciadas por trabajadores de la salud...

Minería: la maldición de la abundancia

Domingo, 12 de noviembre de 2017 | | Alrededor de 3,7 millones de hectáreas están concesionadas a empresas mineras. Más de 2.200 centros poblados conviven con esta actividad. Y el 14 por ciento de los bosques nativos remanentes está en riesgo... Frente a estas cifras, el Estado esgrime la opción de una producción ambientalmente responsable.

El futuro está en nuestras manos

Domingo, 05 de noviembre de 2017 | | Desde mañana se reúne en la ciudad alemana de Bonn la COP23, con el fin de evaluar los avances del Acuerdo de París. Sin embargo, ambientalistas proponen un debate: ¿Es responsabilidad exclusiva de los gobiernos la lucha contra el cambio climático o cada uno debe hacer su ‘pequeño gran aporte’?

Yasuní: no fue solo un pinchazo

Domingo, 01 de octubre de 2017 | | El Yasuní sigue siendo el lugar de la utopía para millares de ecuatorianos.

Una publicación compartida de Diario La Hora (@lahoraec) el