Niñas y adolescentes crean la campaña Conectadas y Seguras

RECURSO. La juventud es diestra en tecnología, mediante la cual se mantienen activos.

Redacción Quevedo

QUEVEDO. El pasado año 2020 y el actual 2021 han sido particularmente desiguales para las niñas y las jóvenes debido al aumento de la violencia basada en género y la disminución del acceso a recursos, servicios esenciales y espacios de participación durante la emergencia Covid-19.

Bajo este escenario, las niñas y jóvenes están aisladas y en riesgo, por ello desde Plan International promueve la campaña #ConectadasYSeguras, la misma que busca que las niñas cuenten con acceso a Internet, herramientas tecnológicas, puedan prevenir la violencia en línea y aprendan a hacer un uso adecuado de las nuevas tecnologías.

En Ecuador, como en la mayoría de los países de la región, las niñas y jóvenes mujeres tienen acceso limitado a Internet, sobre todo las más empobrecidas y vulnerables que viven en zonas rurales o más alejadas de las ciudades. Esto, en el contexto de la pandemia Covid-19, pone en riesgo su derecho a estudiar e incrementa su aislamiento y oportunidades de participación.

Positivismo

El acceso a Internet y dispositivos es una de las tres necesidades más importantes en los hogares con estudiantes (después de la alimentación y los recursos económicos). Según la “Encuesta de hogares con niños, niñas, adolescentes dentro del sistema educativo” desarrollada por Unicef (2020), no tener el mencionado acceso es la razón principal de deserción escolar en las zonas rurales, donde solo el 16% de los hogares tienen acceso a internet.

Más allá del ámbito educativo, en casa y sin Internet, las niñas y las jóvenes pierden contacto con sus amigas, con sus redes de apoyo y tienen menos posibilidades de buscar auxilio frente a la violencia. Por eso, durante la emergencia Covid-19, la pandemia de la violencia hacia las niñas y mujeres se profundizó: según registros del ECU911, este servicio recibe 1 llamada por violencia basada en género cada 5 minutos; los domingos,1 cada 3 minutos. Sin embargo, existe un subregistro, agravándose dicha situación, ya que los datos no evidencian la violencia que están viviendo las niñas y mujeres encerradas con sus agresores.

Junto al limitado acceso, la vulnerabilidad de las niñas transciende al mismo uso de plataformas digitales, donde éstas enfrentan acoso y violencia en línea. El informe de Plan International “Informe global del estado mundial de las niñas 2020: ¿Libres para estar en línea?”, mismo que recoge la realidad de 14.000 niñas de 31 países del mundo, evidencio que más de la mitad ha sido acosada y violentada en las redes sociales; 1 de cada 2 ha enfrentado más acoso en línea que callejero y en el 76% de los casos, la(s) persona(s) acosadora era(n) hombre(s). Estos resultados reflejan que la violencia digital es una forma de violencia de género que debe ser abordada.

El limitado acceso a internet y la violencia en línea mencionadas, disminuyen de manera significativa las oportunidades de participación de las niñas y jóvenes en espacios de aprendizaje, organizativos y de toma de decisiones, acciones necesarias para la promoción de la igualdad de las niñas en Ecuador.

Por todo esto, Plan International, en alianza con el Movimiento Por Ser Niña, continúan implementando la campaña #ConectadasYSeguras donde el Movimiento de la mano de sus voceras desarrolla múltiples acciones para manifestar a gobiernos, medios de comunicación, espacios públicos y privados, así como redes sociales, sus problemáticas y solicitar soluciones urgentes. (DLH)