Naturaleza desprotegida

    Iván Paredes

    El Estado no entenderá que la Naturaleza es el elemento primordial para la existencia de la vida y el desarrollo de las sociedades humanas, pero la falta de afectividad hace que siempre se la maltrate y despreocupe sin importar las consecuencias que aquello produce, y como resultado es la famosa pandemia que estamos atravesando por ese desamor demostrado al explotar y extraer recursos naturales que destruyen el ecosistema en complicidad con sentencias que no contribuyen para nada al bienestar humano.

    La empresa petrolera china Petro-Oriental, quien a su vez es subsidiaria de las transnacionales chinas: China National Petroleum Corporation y China Petrochemical Corporation, que son del Estado chino, se encuentran realizando actividades petroleras en nuestro país Ecuador, como es la quema y venteo de gas que son aquellos mecheros de fuego muy altos visibles desde kilómetros de distancia, y que se encuentran extrayendo en el Bloque 14 de nuestra Amazonía. Esta actividad contribuye al calentamiento global y atmosférico generando irreversibles daños al equilibrio ecológico y al medio ambiente, convirtiéndose en una bomba de tiempo contra la vida y la humanidad, mucho más potente que el Covid19.

    Grupos ecologistas conjuntamente con la comunidad Waorani – Miwuaguno presentaron el año anterior una acción constitucional exigiendo que se frene la quema y consumo de combustibles fósiles, pero el mes pasado ha sido negada por una Jueza de la provincia de Orellana especializada en Familia, Niñez y Adolescencia. Al ciudadano común nos exigen y atosigan que no utilicemos productos personales en espray por los daños que causa, pero vemos como estas grandes empresas que, únicamente están en nuestro territorio para llevarse nuestras riquezas y dinero, les permiten utilizar estos inmensos mecheros que expanden una llamarada exorbitante producto de la quema de gas, lo cual destruye al Planeta, que es la casa de todos.