sábado, noviembre 27, 2021
Mundo EE.UU. despide al huracán Ida y espera por Larry

EE.UU. despide al huracán Ida y espera por Larry

La zona atlántica ha soportado el embate del 55% de las tormentas y huracanes previstos para este año. Aún se esperan ocho más.

Redacción WASHINGTON

El huracán Ida, el tercero de la temporada 2021, dejó 48 muertos y daños aún no cuantificados a su paso por el este de los Estados Unidos. En su recorrido por los estados de Conecticut, Nueva York y Nueva Jersey dejó la mayor cantidad de víctimas (25), a pesar de que se había debilitado.

Sin embargo, cuando el país ni siquiera reacciona ante su embate, ayer ya se conoció que la tormenta tropical Larry se había convertido en huracán en las aguas del Atlántico y aunque aún está lejos del continente, no se descarta que la dirección del viento y las corrientes marinas lo lleven a la costa este; justamente el área que golpeó Ida.

La aparición inmediata de un nuevo fenómeno meteorológico no es sorprendente. Según la predicción hecha por la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOOA, por sus siglas en inglés), se prevé la formación hasta el 30 de noviembre de entre 15 y 21 eventos de este tipo (18, en promedio), incluidos de siete a 10 huracanes.

Adicionalmente, la NOOA prevé que entre tres y cinco de los huracanes que se formen sean de gran magnitud, como ocurrió con Ida. Además, existe un 65% de posibilidad de que esta temporada tenga un nivel por encima de lo normal en cuanto al número de eventos climáticos y su potencia (medida del 1 al 5).

Previsiones negativas

El aumento del número de eventos climáticos y su potencia concuerdan con los datos dados a conocer el miércoles 1 de septiembre por la Organización Meteorológica Mundial (OMM).

«La cantidad de fenómenos meteorológicos, climáticos e hidrológicos extremos está aumentando, y esos episodios serán más frecuentes y graves en muchas partes del mundo como consecuencia del cambio climático», dijo en una conferencia de prensa el jefe de la OMM, el finlandés Petteri Taalas.

Ello significará más olas de calor, sequías e incendios forestales como los observados recientemente en Europa y Norteamérica.

Según los patrones analizados, los científicos proyectan que en amplias zonas de Asia y Norteamérica las temperaturas subirán y las lluvias serán más intensas en las próximas décadas.

Lo contrario ocurrirá de forma previsible en la cuenca del Mediterráneo, en el sur de África, en Australia y en determinadas áreas del continente americano, donde las sequías se acentuarán.(EFE-LAG)

“Estos episodios serán más frecuentes y graves”
Petteri Taalas, jefe de la OMM

Este año se prevé que ocurran 18 tormentas y huracanes en el Atlántico.

Noticias relacionadas

La Hora TV