Rusia puede desatar nueva crisis de misiles

La posibilidad de un ataque ruso a Ucrania ha alimentado las últimas semanas el lenguaje beligerante entre Washington y Moscú sobre el tema.

El Kremlin no ha descartado de manera literal la posibilidad de emplazar misiles en territorio de sus aliados latinoamericanos tales como Cuba y Venezuela.

Redacción MOSCÚ

El portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, eludió dar una respuesta clara a la posibilidad de que Rusia emplace misiles en Cuba y Venezuela al asegurar que Moscú estudia diferentes variantes para garantizar su seguridad.

«En el contexto de la actual situación, Rusia piensa en cómo garantizar su propia seguridad», afirmó en su rueda de prensa al comentar la posibilidad sugerida la semana pasada por el viceministro de Exteriores ruso, Serguéi Riabkov, quien no desmintió ni confirmó que Moscú valore emplazar misiles en Cuba y Venezuela.

Un hecho de este tipo trae a la memoria la situación conocida como crisis de los misiles, cuando EE.UU. y la entonces Unión Soviética estuvieron cerca de un enfrentamiento nuclear en 1962 luego de que ese país instaló armas atómicas en Cuba.

Peskov recordó en defensa de Moscú que la subsecretaria de Estado de EEUU, Victoria Nuland, declaró recientemente que Washington valora 18 variantes de respuestas diferentes en caso de que Rusia invada a Ucrania.

Las respuestas ambiguas cobran más valor luego de que Rusia redujera ayer su presencia diplomática en Ucrania, lo que es visto como señal de la posibilidad de un ataque ruso. (EFE)