El racismo aflora en las elecciones colombianas

La Vicepresidenta de Colombia, Francia Márquez
La vicepresidenta de Colombia, Francia Márquez

La fórmula vicepresidencial de Gustavo Petro ha recibido ataques directos, mientras los otros cuatro binomios afro denuncian las dificultades que viven en Colombia.

Redacción BOGOTÁ

La carrera electoral de Colombia cuenta por primera vez con cinco candidatos a la Vicepresidencia que son afro, un hito que también sacó a flote el racismo subyacente en el país, especialmente contra Francia Márquez, compañera de fórmula del izquierdista Gustavo Petro.

Márquez, una líder social convertida en una de las figuras del escenario político, es también blanco de numerosas ofensas racistas en las redes sociales e incluso en medios de comunicación.El ataque más visible lo recibió de la cantante Marbelle, quien la llamó «King Kong« en Twitter, lo que derivó en una lluvia de mensajes (positivos y negativos).

Más allá de eso, Márquez denunció el lunes que ha sufrido tres amenazas de «exterminarla» en menos de un mes, por lo que exigió «garantías para el ejercicio político». Y adjunto en su texto de denuncia una fotografía de un panfleto en el que la organización paramilitar Águilas Negras la amenaza.

Otros candidato afro

Los otros cuatro aspirantes afro a la Vicepresidencia son Luis Gilberto Murillo, compañero de fórmula de Sergio Fajardo; Marelen Castillo, que acompaña al populista Rodolfo Hernández; Sandra de las Lajas Torres, que va con el cristiano John Milton Rodríguez, y Ceferino Mosquera, con el exgobernador de Antioquia Luis Pérez.

Los cinco candidatos a la Vicepresidencia hablaron sobre racismo la semana pasada en un debate organizado por el diario El Tiempo y la revista Semana, en el que Márquez y Murillo tuvieron una acalorada discusión con José Luis Esparza, militar retirado (mestizo) que es compañero de fórmula de Íngrid Betancourt.

«En mi experiencia personal, grandes amigos que compartieron conmigo la vida militar, nunca sentí esta perspectiva de racismo«, aseguró.

Márquez le respondió a Esparza que «la existencia del racismo implica no reconocer que existe» y dijo que el exmilitar «como una persona que no ha sido ‘racializada’ no puede decir simplemente que no existe».

Murillo, por su parte, aseguró que Colombia «tiene unas regiones y poblaciones que han sido invisibles y en ese contraste estamos avanzando a construir un país más incluyente». (EFE)