El Gobierno de Argentina disuelve el área de protección contra la violencia de género

Una mujer participa en la marcha 'Ni una menos' cuya actividad central se realizó frente al Congreso Nacional en Buenos Aires (Argentina). EFE

En la línea de achicar el tamaño del Estado, el Gobierno de Javier Milei eliminó definitivamente el ex Ministerio de la Mujer. Se informó que la Secretaría de Derechos Humanos de la Nación se hará cargo de esos casos.

BUENOS AIRES. El Gobierno del presidente argentino, Javier Milei, anunció este 6 de junio de 2024 el cierre del ex Ministerio de la Mujer, el departamento encargado de la protección contra la violencia de genero en la anterior Administración, que encabezó el peronista Alberto Fernandez (2019-2023), según un anuncio oficial del Ministerio de Justicia.

«En línea con el mandato del presidente Javier Milei de achicar el tamaño del Estado y de eliminar los organismos politizados, en diciembre de 2023 -fecha en la que asumieron las nuevas autoridades- el Gobierno Nacional dispuso que el Ministerio de Mujeres, Género y Diversidades se transformara en una Subsecretaría mientras se completaba su cierre», se informó en un comunicado oficial.

Esta dependencia pasó a la órbita del Ministerio de Justicia y hoy se resolvió su eliminación definitiva, agrega la nota.

Según el criterio del Gobierno de Milei, el hoy extinto Ministerio de Mujeres «fue creado y utilizado por la Administración anterior con fines políticos-partidarios, para propagar e imponer una agenda ideológica, contratar militantes, y organizar charlas y eventos».

«Ninguna de sus acciones concluyó en la baja del índice del delito«, en alusión al número de feminicidos que se registran en el país, una media de 245 al año. «Por el contrario, el pueblo argentino fue testigo de su sesgo ideológico en la defensa discriminatoria de las víctimas«, agregó el Ministerio de Justicia.

La Administración Milei asegura haber detectado en una auditoría interna que «en el área de la Subsecretaría de Género existía una clara superposición de funciones con distintas agencias gubernamentales que se dedican a la misma tarea».

«Ello implicaba un sobremantenimiento de edificios, estructuras y más de ochocientos empleados, con distintos sueldos, dinero que al Estado argentino no le sobra», recalcó el departamento de Justicia.

El Gobierno del ultraliberal Milei enfatizó la necesidad de su decisión al afirmar: «Esta decisión responde a nuestro compromiso con la transformación, eficientización y reducción del Estado, continuando siempre con la defensa y protección de la ciudadanía contra la violencia».

El cierre de la Subsecretaría de Protección contra la Violencia de Género ya había sido anticipado por la titular de ese departamento, Claudia Barcia, quien hoy mismo presentó su renuncia al cargo.

Barcia había dicho que el Ejecutivo de Milei tenía proyectado disolver esta área del Gobierno de Argentina, un país en el que, en promedio, cada 35 horas muere una mujer a causa de la violencia machista.

Por su parte, fuentes de la Secretaría de Derechos Humanos  indicaron que se trata de una reestructuración y que se le “quitó la jerarquía de Subsecretaría con el objetivo de optimizar recursos y superposiciones”.

La Subsecretaría de Protección contra la Violencia de Género era el último organismo que quedaba del antiguo Ministerio de Mujeres, Género y Diversidades, que Milei clausuró tras asumir la Presidencia el 10 de diciembre del pasado año, y había sido pasado de la órbita del Ministerio de Capital Humano al de Justicia.

La renuncia de Barcia se produce después de que el pasado lunes miles de personas realizaran la marcha ‘Ni una menos’, para reclamar la declaración de “emergencia nacional” por la violencia machista y expresar su repudio a las reformas del Ejecutivo, a quien atribuyen un discurso de hostigamiento hacia las mujeres y acusan de restringir las políticas públicas en materia de género.

En lo que va del año, Argentina ha registrado 127 casos de violencia machista, de los cuales 114 casos fueron feminicidios, tres lesbicidios, uno transvesticidio, además de nueve muertes relacionadas de varones adultos y niños, según reveló el observatorio de feminicidios ‘Adriana Marisel Zambrano’, que dirige la ONG La Casa del Encuentro.

Las estadísticas se mantienen estables en la última década, ya que desde 2014 el Registro Nacional de Femicidios de la Corte Suprema de Justicia ha contabilizado un promedio de 245 asesinatos por año, con 2.446 víctimas directas de feminicidio en total en el citado periodo.

En la Subsecretaría trabajaban unas 800 personas que estaban abocadas a tareas de acompañamiento y protección de las víctimas de violencia machista, así como a desarrollar acciones de reparación y acceso a la Justicia.

“Las misiones fijadas por la Ley y las Convenciones Internacionales seguirán cumpliéndose en el seno de la Secretaría de Derechos Humanos de la Nación y otras en el ámbito de la Secretaría de Justicia, ambas Dependientes del Ministerio de Justicia”, aseguraron desde el Gobierno. EFE