Moreno loves USA

    Salvatore Foti

    123

    Ecuador ama a USA y leer al país desde esa visión ayudará a entender las decisiones de nuestro prolijo y super efectivo Ejecutivo.

    Moreno ama tanto a USA que le entregó a Julian Assange en tiempo récord pero, ¿a cambio de qué? Nunca lo sabremos, pero ya vemos a sus exfuncionarios viviendo felices y campantes en USA.

    El segundo regalo fue un hermoso lugar desde donde pueden operar las aeronaves estadounidenses; Galápagos, otro regalo del gobierno de ‘ALL’ (todos). Fue necesario, pues en 2018 los periodistas de El Comercio fueron raptados y posteriormente asesinados por guerrilleros colombianos tras una acción totalmente inoportuna por parte del gobierno. Así, el Estado tuvo que ceder el control de cielos y mares a las fuerzas aliadas de USA. Coadyuvado por muchos medios, el gobierno nos comunica que solitos no podemos.

    ¿Y ahora, con qué no podemos?

    Ahora no podemos con las cárceles que, según Moreno, están en manos de los carteles mexicanos y correistas; por ende, debemos entregar a Estados Unidos el control policial de las cárceles y la lucha contra el narcotráfico.

    Las coincidencias y fracasos gubernamentales deberían poner a pensar hasta al más ingenuo de los ecuatorianos, que hoy clama porque nos rescaten de la anarquía y delincuencia: los americanos.

    Si todo fuera casual, ratificaríamos que este gobierno no sirve para nada; si fuera premeditado deberíamos preocuparnos, pues significaría que Moreno está postrado a una agenda y a unas órdenes que vienen desde el norte y que, cueste lo que cueste (muertos incluidos), hay que obedecer.

    Es el momento de amarnos a nosotros mismos, pues los únicos beneficiados de este posible pacto entre USA y Ecuador son solo las autoridades. El presidente será amparado por algún país europeo, sus exministros y colaboradores ya cuentan con impunidad por los posibles delitos que les imputen en el futuro.

    Cuidado se haya prostituido al país para satisfacer a intereses de otro Estado y, peor aún, de un grupo reducido de ecuatorianos que una vez en el poder operaron al servicio de USA y de ellos mismos, dejando un país en el caos más profundo.