México revive el fantasma de la expropiación al aprobar la reforma eléctrica

    Anuncio. López Obrador detalló la reforma en su rueda de prensa matutina del 3 de marzo. (EFE)
    Anuncio. López Obrador detalló la reforma en su rueda de prensa matutina del 3 de marzo. (EFE)

    El Gobierno mexicano revivió el fantasma de la expropiación con la reforma a la Ley de la Industria Eléctrica, con la que el presidente, Andrés Manuel López Obrador, busca “rescatar” a la empresa de energía del Estado del “saqueo” de empresas privadas y extranjeras.

    “No queremos expropiar por expropiar, no hemos hecho ninguna expropiación desde que estoy en el Gobierno, esto lo digo para que nuestros adversarios, que no son nuestros enemigos, no infundan miedo a los inversionistas ahora con la reforma eléctrica”, expresó en su rueda de prensa matutina.

    Normativa

    El Senado aprobó el 2 de marzo, en lo general y en lo particular, la reforma eléctrica que López Obrador envió apenas hace un mes al Congreso para “fortalecer” a la Comisión Federal de Electricidad (CFE).

    El principal cambio será eliminar el criterio económico para siempre despachar primero la electricidad de las plantas hidroeléctricas y de combustibles fósiles de la CFE, sobre las centrales privadas de renovables, y al último las de ciclo combinado.