Merecido homenaje

    Ángel P. Chaves

    Por gestión del asambleísta de Tungurahua arquitecto Fernando Callejas Barona, la Asamblea Nacional entregará sendas condecoraciones post mortem al Mérito Cívico Vicente Rocafuerte a dos distinguidos ciudadanos que, respondiendo a sus ancestros ambateños, a través de su vida fueron referentes en su lucha contra la corrupción: los economistas Eduardo Valencia y Jorge Rodríguez.

    El Núcleo de Tungurahua de la Comisión Nacional Anticorrupción tiene presente que combatir a este mal, si bien pasa en muchos casos por la denuncia oportuna y fundamentada de actos reñidos con el interés público, demanda sobre todo crear una conciencia colectiva basada en el cultivo de la ética para observarla en cada momento de la vida de los seres humanos, cualquiera sea su ocupación o su condición económica o social. Por eso es que la conducta ejemplar de Eduardo Valencia y Jorge Rodríguez debe ser enaltecida y consagrada como ejemplo de que no es preciso ejercer funciones de jueces o fiscales para generar una sociedad libre de este mal que debe ser desterrado de nuestra sociedad.

    La lucha contra la corrupción debe ser concebida entonces como el ejercicio de un deber ciudadano. Allí radica la esencia de este homenaje, puesto que, a través de su vida, sin requerir incluso proponérselo, estas distinguidas personas hicieron lo que consideraban que era su obligación; nuestra sociedad será distinta cuando en el ámbito de nuestra vida diaria actuemos en el marco de la ley, de la moral y de la ética. Si somos maestros, como maestros; si somos servidores públicos, en correspondencia a lo que ello significa: velar por el interés colectivo, no por el individual; si somos padres, cultivando amorosamente la fidelidad a las normas del correcto proceder; en fin, en el punto en el que nos ubique la vida, corresponder en cada uno de nuestros actos a nuestra condición de seres dignos, libres y honestos.