Médicos frente al covid 19

    Por: Mesías Mestanza

    El juramento hipocrático de nuestros médicos es hacer de la salud y la vida de los pacientes la primera de sus preocupaciones. Tan cierto es aquello, que el personal de salud ha puesto en riesgo su propia integridad y hasta su vida por el descuido en las medidas de bioseguridad de unos y de la irresponsabilidad de otros dedicados a fiestas clandestinas, reuniones irregulares, juegos deportivos y vagancia en general.

    Hay que tomar en cuenta que en el gran grupo de primera línea para el control de esta pandemia, se encuentran también enfermeras, parteras, camilleros, personal de laboratorio, farmacéuticos, trabajadores sociales y más auxiliares que son también susceptibles de contagio de esta enfermedad que ya ha diezmado gran cantidad de vidas y ha dejado importantes secuelas en quienes se han salvado, los mismos que deberán ser tratados de por vida.

    Aún se ve en las calles aglomeración de personas; unos con la mascarilla en la quijada, otros en el codo y desprovistos de dispositivos de bioseguridad, poniendo así en riesgo su propia salud y la de los demás.

    Considero que después de tantos muertos y contagiados, este confinamiento focalizado es deficiente; pues la vida está sobre cualquier consideración. La situación es sumamente difícil porque además el Estado no debería descuidar a los más pobres que viven del trabajo del día. Paradójicamente, el Ecuador tiene dinero para que se roben por millones; entonces lo que se debería hacer es una justa distribución de recursos, pero no con los funcionarios públicos anteriores… nada más bárbaro.

    Pregunto ¿Qué pasaría si nuestros médicos en protesta a la tamaña irresponsabilidad de los desobedientes, dejan de asistir a su trabajo por un solo día? Ahí sí se culparía a los galenos. Hay muchos casos de contagio de quienes están en primera línea que han transmitido la enfermedad a su cónyuge, hijos o padres y han muerto familias enteras… nada de ello convence a ciertos desadaptados sociales, producto de su ignorancia.

    mesiasmestanza@yahoo.es