Más de 619.000 ecuatorianos se sumaron a la informalidad y el subempleo durante el 2020

    CRISIS. La pandemia profundizó los problemas laborales del país.

    Apenas el 31% de las personas con algún tipo de empleo reciben al menos $400 al mes, acceden a los beneficios de Ley y trabajan ocho horas al día.

    Luego de aplazar la publicación durante dos meses seguidos, el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (INEC), develó esta mañana (2 de marzo de 2021), los resultados de la Encuesta de Empleo, Desempleo y Subempleo, con corte al 31 de diciembre de 2020.

    Uno de los principales resultados es que, durante el año de la pandemia de la Covid-19, el número de ecuatorianos en la informalidad y el desempleo subió de 4 millones 904 mil 810, a 5 millones 524 mil 651; es decir, 619 mil 841 personas dejaron de tener ingresos de al menos $400 (Salario Básico Unificado), percibir todos los beneficios de ley (incluyendo afiliación al IESS) y trabajar ocho horas al día.

    Con solo 31 de cada 100 con un empleo adecuado, el ingreso mensual promedio en el país cayó de $325,7 a $292,6. En otras palabras, el saldo de la actual crisis es una población con medios de subsistencia cada vez más precarios y con un poder adquisitivo o de compra en franca baja.

    Patricio Alarcón, presidente de la Cámara de Comercio de Quito (CCQ), cuestionó que las cifras de empleo de diciembre 2020 se publiquen recién en marzo del 2021. “¿Cómo se toman decisiones así? La recuperación del empleo sigue afectada por la falta de medidas que apoyen al sector productivo y las restricciones”.

    En el periodo de diciembre de 2017 a diciembre de 2020, que incluye todo el ejercicio presidencial del Lenín Moreno, el porcentaje de ecuatorianos con empleo adecuado pasó del 42,3% al 30,8%, lo que significa que en cuatro años la destrucción laboral afectó a casi 1 millón de personas. (JS)

    El dato.- Hasta diciembre de 2020, más 2,5 millones de mujeres estaban desempleadas o subempleadas, mientras que la cifra llega a un poco más de 2,9 millones en el caso de los hombres.