Secciones   /   Policial

No aguantó los dolores y decidió acabar con su vida

AGO, 18, 2019 |

SUCESO. Los familiares del hombre se mostraron consternados con lo ocurrido.

Un padre de familia salió de su casa sin decir nada y se colgó de una mata de guanábana.

Redacción MOCACHE.

Los intensos dolores que lo agobiaban y que no le permitían retomar sus labores diarias, hicieron que Luis Clemente Avilés Amaya tomara la faltal decisión de acabar con su propia vida, después de un intento fallido.

Nadie sabe la hora en la que decidió colgar sus penas de un árbol de guanábana que él mismo había sembrado en una finca que le fue heredada por su padre, pero ayer, a las 10:00, lo encontraron agonizando.

El hallazgo lo hizo su esposa, Pilar Ruiz Coello y una sobrina, de nueve años, tras no encontrarlo en el interior de su vivienda, había quedado descansando.

Su cuerpo estaba sentado con el tórax en forma vertical, inclinado hacia la derecha, por lo que creyeron que estaba sentado, pero al acercarse notaron que tenía una cuerda alrededor del cuello.

El dolor invadió a las dos mujeres, en especial a Pilar, con quien llevaba 32 años de casado,  pues jamás creyeron que Luis fuera a cumplir su promesa de matarse como ya les había dicho anteriormente.

Consternación

Luego de acostarlo y notar que la respiración estaba lenta, fueron a buscar ayuda con sus demás familiares, pero al regresar comprobaron que estaba muerto.

Pasado el mediodía el cadáver del hombre, de 65 años, fue llevado desde el recinto El Descanso del cantón Mocache, hasta la morgue general del cantón Quevedo, donde quedó ingresado a espera de la autopsia.

Allí, Héctor Avilés, tercero de los seis hijos de la víctima, contó que su padre hace 14 años empezó a sufrir una extraña enfermedad, pero no fue sino hasta los ocho años, cuando los dolores no lo dejaban ni siquiera dormir.

Tenía los ojos rojos de lo cansado que estaba. Sentía sofocación y dolor de cabeza. Ningún doctor le detectó la enfermedad que tenía, por lo que jamás pudo hacerse algún tratamiento”, lamentó Avilés.

Tras la respectiva autopsia, el cadáver iba a ser llevado nuevamente al recinto El Descanso para ser velado y aún no tenía prevista la fecha y hora del sepelio. (MZA)

CIFRAS

65 AÑOS tenía la víctima.

EL DATO

El cuerpo del hombre fue llevado desde el recinto El Descanso hasta la morgue general de Quevedo.

TOME NOTA

Los dolores que el hombre sentía fueron los que lo llevaron a tomar la fatal decisión de quitarse la vida.