Julián Assange

ABR, 23, 2019 | 00:05 - Por RODRIGO SANTILLAN PERALBO

Rodrigo Santillán Peralbo

Por las razones que fuesen, el presidente Moreno retiró el asilo concedido hace casi siete años al fundador de WikiLeaks, Julián Assange, periodista australiano y ecuatoriano por naturalización. Con ese acto, desató pasiones agresivas e insultantes entre las derechas proyanquis del Ecuador y el mundo que aplauden y felicitan al gobierno, pero también provocó protestas y rechazos de quienes consideran que se violaron derechos fundamentales del asilado y del derecho internacional relativo al asilo. El hecho gubernamental debería ser cuidadosamente tratado a fin de no enturbiar las relaciones con países amigos como Suecia, al detener a Ola Bini, o amenazar a “dos hackers rusos”, sin pruebas. 

El “delito” de Assange es haber creado WikiLeaks y difundido casi medio millón de informes secretos sobre crímenes de guerra y lesa humanidad cometidos por los yanquis en Irak y Afganistán, y haber publicado unos 250 mil documentos enviados por los diplomáticos al Departamento de Estado y CIA lo que constituye “un hito en la historia del periodismo” que ha marcado un antes y un después de WikiLeaks. Assange tuvo la valentía de enfrentarse a Estados Unidos al destapar la cloaca imperial. 

Recordemos las tres razones que, según Julián Assange, motivaron su creación. “La primera, la muerte a escala mundial de la sociedad civil. Rápidos flujos financieros por transferencias electrónicas de fondos que destrozan la sociedad civil a lo ancho del mundo. La segunda es que hay un enorme y creciente Estado de Seguridad oculto que se extiende por la tierra. La tercera es que los medios de comunicación internacionales son un desastre, dice Ramonet.

Los detractores querrían que sea extraditado a Estados Unidos y condenado a pena de muerte o cadena perpetua. ¿A tanto llega el odio cipayo? 


rodsantillanp@gmail.com

COMENTA CON EL AUTOR

rsantillan@lahora.com.ec

Más Noticias De Opinión

Maduro muestra los dientes

00:14 | | Otra vez reina la tensión entre Colombia y Venezuela, por las amenazas vertidas por el régimen dictatorial de Nicolás Maduro.

El garrotazo

00:12 | | Como todo se llega a saber en esta vida y en tiempos de redes sociales, aún más, es inevitable decir que en los registros de Internet hay la mayor guía audiovisual de lo imaginable y también de lo inimaginable, sobre todo de aquellos disparates de la política criolla, esa que supera el Macondo de García Márquez en la parte circense. 

Un barco al garete

00:10 | | Que el Gobierno de Moreno es un barco al garete poco se duda. Que algunos personajes del círculo cercano manejan su propia agenda y encuestas, para seguir disfrutando del poder, tampoco. Es innegable que el asesor Santiago Cuesta era una piedra en el zapato para muchos de ellos. 

Predecir el futuro

00:08 | | Tome en cuenta que la opinión pública es efímera y cambia permanentemente. Los electores están sujetos a un sinnúmero de estímulos que les hacen cambiar de actitudes durante el proceso electoral.

¿Y lo robado?

00:06 | | La salida en libertad del máximo ex dirigente del fútbol ecuatoriano, sentenciado por lavado de activos y cobro de sobornos, grafica el panorama de impunidad en que se desenvuelven las leyes y el sistema heredado del correísmo.

Ecología integral: el sueño común

00:04 | | En la PUCE de Quito se escucharon los gritos de la madre Tierra dichos desde cada región de Ecuador y  también los susurros y la lucidez poderosa de sus defensores, unidos por el pulmón de los pueblos amazónicos del Planeta.

Feminismo plural e inclusivo

00:02 | | Es necesario identificar caminos e ideas para repolitizar el feminismo y los movimientos sociales en torno a una visión de justicia que se inserte en el día a día a través de la praxis.

COLUMNISTAS