Empleos, en alto riesgo ante la crisis bananera

Crisis bananera
DETALLE. La situación es cada vez más crítica en el sector bananero de Los Ríos y el país.

Hay quienes aseguran que se les está quitando varios beneficios laborales. Mientras, otros temen por empleos.

QUEVEDO • El conflicto armado entre Rusia y Ucrania, países a lo que se exporta aproximadamente el 25% de la producción de banano y plátano de Ecuador, ha tenido un impacto negativo en el país. Y es que luego de que el conflicto estallase el pasado 24 de febrero, Ecuador ya no tiene acceso al mercado ucraniano, pero a ello se suma que se ha complicado cada vez más abastecer al ruso.

Todo apunta a que si el conflicto continúa, se perderán miles de empleos en la industria bananera ecuatoriana. Así lo habían advertido productores y exportadores de la fruta, quienes al momento esperan que el Gobierno nacional les apoyo para paliar el golpe que este conflicto bélico representa para el país.

Sin embargo, esta situación ya se viene dando. Un ciudadano, que prefirió no identificarse, pero que labora en una bananera del cantón Valencia, aseguró que en su caso le anunciaron que varios beneficios, como bonos y horas extra se perderían, lo que le resta mucho en su paga, a decir de él.

También aseguró que varios compañeros, sobre todo de cuadrilla, han sido despedidos y que incluso hay a quienes se les ha reducido sus horas de trabajo.

Un mercado cerrado

La compañía Reybanpac, por ejemplo, había señalado días atrás que tienen alrededor de 50 mil hectáreas destinadas para banano para los mercados de Rusia y Ucrania, y que al estar cerrados estos mercados, “se verán afectadas 50.000 plazas de empleos directas y 250.000 indirectas aproximadamente, de seguir este conflicto”.

La Asociación de Exportadores de Banano del Ecuador, AEBE, coincidió con la cifra de que estarían en peligro unas 50 000 plazas de trabajo directo. Señaló que un 66% de las empresas exportadoras vendían a esos mercados.

En esa cifra coincidió la Asociación de Exportadores de Banano del Ecuador (AEBE), que señaló que “sufren un daño colateral incalculable y nunca antes experimentado en nuestro país”. (DLH)