Los Ríos: El comercio se mueve durante el Fin de Año

Comercio Fin de Año
En Buena Fe, pese a que los almacenes están abarrotados, los comerciantes aseguran que el volumen de ventas no es el mejor.

En los cantones de la provincia se evidencia una gran afluencia comercial, en estas festividades para despedir el 2021.

BABAHOYO. Ropa, calzado, accesorios y más artículos se venden ‘como pan caliente’ a pocas horas de Fin de Año. En la capital fluminense, ayer se apreció una gran cantidad de comerciantes y de ciudadanos, en busca de lo necesario para despedir el año.

“Hay ropa barata y bonita. Hay precios más bajos que en otras temporadas, debemos aprovechar”, dijo la ciudadana Mayerli Álvarez, mientras ingresaba a un local del centro de la ciudad.

En los locales además se apreció mucho la cábala. Ropa amarilla y roja predominaban, en especial en interior. También les va muy bien a los vendedores de uvas, por la costumbre de pedir un deseo por el consumo de cada una de esta fruta a la medianoche de Fin de Año.

Comercio Fin de Año
En la capital fluminense, ayer se evidenciaba una gran cantidad de ciudadanos que buscaban comprar.

En Quevedo la situación es similar. Los comerciantes se agolpan en el Centro Comercial Bahía Timoteo, donde gran número de ciudadanos concurrieron a buscar vestimentas y calzado para recibir el 2022.

“Está muy bonito, hay variedad. Creo que podré comprar aquí a buen precio”, expresó Magdalena Pincay, mientras observaba blusas y pantalones para ella y sus dos hijas.

¿No hay reactivación?

Al norte de la provincia, en el cantón Buena Fe, el comerciante Marcos Maigua informó que desde la semana pasada se han despuntado las ventas, pero que aún está lejos de una verdadera reactivación. Dijo que actualmente la ciudadanía está buscando más la economía, pues si es más barato, para muchos, es mejor.

Indicó que además se controla el aforo, pues esta es una de las disposiciones que dio el Comité de Operaciones de Emergencia (COE) Cantonal de Buena Fe.

Juan Carlos Tuárez, otro de los comerciantes decidió emprender con parlantes y pendrives con música ya grababa, con temáticas de fin de año. “Gracias a Dios he vendido, sí me he hecho cualquier cosita.

En otro local de calzados, Adriana Pillajo, informó que este año hay precios muy cómodos y que pese a ello no ha existido mayor volumen de ventas, en comparación a los años previos a la pandemia. (DLH)