Hornado de Valencia: Legado de generación en generación

patio de comida
LUGAR. Patio de comida de Valencia, lugar donde se encuentra el delicioso hornado Valenciano.

Este plato que vino de Ambato se ha convertido es un identificativo de Valencia.

En la Provincia de Los Ríos, específicamente en el corazón de Valencia, existe un lugar que ha resistido la prueba del tiempo, pasando de generación en generación, manteniendo viva la tradición del hornado. En la calle 13 de diciembre, al lado del Parque Central, se encuentra este rincón gastronómico, donde Liseth Soto y su familia son los guardianes de este legado culinario que ha perdurado a lo largo de los años.

Historia

Desde la ciudad de Ambato, la Sra Eloisa Perez, junto a su esposo y familia llegaron a este cantón con esta grandiosa idea de emprender y compartir sus conocimientos gastronómicos de este delicioso platillo que fue ganando espacio hasta convertirse en uno de los platos característicos de este cantón.

Luego de varios años, su hija Delia Rodriguez, tomó el legado de continuar preparando el hornado valenciano, de manera imparable, involucrando con ella a sus primas y cuñadas quienes forman parte de esta tradición familiar, donde con amor y dedicación atienden en negocio.

Posterior al deceso de la Sra Delia, el negocio se dividió y se compartió con la familia, y actualmente Liseth Rodriguez, hija de la Sra Delia, forma parte de la tercera generación que ha heredado el negocio, manteniendo viva la tradición y la sazón inigualable. Delia menciona que anhela que sus hijos o sobrinos en el futuro continúen con el legado familiar.

Plato

El hornado valenciano está compuesto por mote, papa, chancho, ensalada, maduro, cuero reventado y huevo frito, con precios que van desde los 2 dólares en adelante, el horario de atención es desde las 8 a.m a 18:00 p.m.

Este plato ha conquistado el paladar de los comensales gracias a su elaboración única: la preparación del chancho a leña, un proceso que confiere al plato un gusto auténtico y distintivo.

El mercado ha captado la atención de los visitantes no solo por la calidad de su comida, sino también por el ambiente familiar y acogedor que se respira en el lugar. La atención amable y cálida es una constante asegurando que quienes lo visitan se sientan como en casa.

Para Liseth Soto y su familia, mantener viva esta tradición es más que un negocio; es un compromiso con su herencia y con las futuras generaciones. Con cada plato servido, continúan escribiendo la historia de su familia y contribuyendo al patrimonio culinario de Valencia.

Es así, como Liseth sigue contribuyendo a la gastronomía local con el hornado valenciano. En un mundo que cambia constantemente, este rincón sigue siendo un faro de tradición y autenticidad. (MB)

 

La frase
“El que viene a Valencia y no prueba el hornado, es como que si no haya venido a Valencia”. Liseth Soto.