domingo, mayo 16, 2021

Los libros

Pablo Escandón Montenegro

El viernes es el Día del libro, San Jorge, que los catalanes nos han vendido muy bien el festejo como el día del libro y la rosa, un día dedicado para la lectura y para el formato libro, como un objeto que no pasará de moda y que para muchos, incluido yo, es el mejor dispositivo tecnológico que no requiere de mucho aprendizaje para su uso.

En este día, que tendrá mayor movimiento en librerías físicas y digitales, es importante preguntarnos: ¿Cómo está el sector editorial del país? ¿Dónde y cómo funcionan las editoriales? ¿Cuáles son sus mercados y nichos? ¿En qué situación está el circuito de librerías y cuáles son los números del consumo editorial y de la lecturabilidad de la población?

Como país somos parte del CERLALC, una entidad regional que promueve y estudia la lectura en todos los niveles educativos y en todos los sectores poblacionales. Allí constantemente se realizan capacitaciones sobre modelos de mercado editorial, nuevos formatos de lectura y aplicaciones digitales para motivar la lectura entre pantallas y crear itinerarios entre el libro y la pantalla.

¿Los libros digitales y su venta por plataformas matan a las librerías tradicionales o es una posibilidad para expandir el mercado y crear nuevos usuarios, lectores y compradores?

La industria editorial en el país no se compara con la que existe en Bogotá, Buenos Aires o en Lima, la meca de las ediciones piratas; existen libreros y editores pero su acción y trabajo funciona como logias y ghettos, que no se expanden a nuevos lectores, sino a confirmar el ego de algunos, como autor o editor.

Hay quienes medraron con la campaña de lectura, otros se adscribieron al régimen y fueron los cronistas de sus triunfos, pero no aprovecharon el momento para fortalecer al sector editorial con verdaderos planes y programas que revitalicen el sector y lo pongan a competir.

Feliz día del libro, el viernes, y que la lectura sea un túnel para la reflexión de cómo seremos mejores humanos en esta época de incertidumbre.

Artículo anteriorCleptopianos y cleptócratas
Artículo siguiente¡Leer está de moda!

Más columnistas

La Hora TV