El pueblo soberano

FEB, 17, 2019 | 03:00 - Por La Hora Diario

Félix Paladines

Hace poco más de 200 años comenzó a circular en nuestra América y tempranamente en Quito,  una expresión nueva, cuyo sentido revolucionario sigue resonando con fuerza en nuestros días:  El Pueblo Soberano. “Hasta ese momento, soberano no había sido sino el rey de España”, nos recuerda Germán Arciniegas en América mágica. Comenzó a germinar lo que parecía un sueño desmesurado, irrealizable; un sueño de libertad que atentaba contra todo sentido común, contra “una verdad arrastrada por 300 años”, la verdad de los colonizadores. Las batallas se suceden, “el pequeño ejército loco” del Bolívar de la Campaña Admirable, asimila las primeras derrotas y crece, crece como un torrente popular, crece incontenible hasta culminar victorioso en Ayacucho: Bolívar señaló el camino…

Producida la independencia política, se inaugura el largo período de la República Oligárquica (con excepción del lapso del liberalismo montonero de Alfaro y el intento modernizante de la Revolución Juliana e Isidro Ayora): se alternan en el poder, cada vez más voraces, la aristocracia terrateniente de la Sierra y la oligarquía agroexportadora y mercantil de la Costa (lo de “el pueblo soberano” se convierte en un sueño, en un hermoso objetivo a ser conquistado). Con el advenimiento del nuevo siglo y luego de casi 30 años de crisis y terremotos políticos del más variado género, asume el poder Rafael Correa Delgado, el año 2007, e inicia un período de diez años (no es nuestra intención defender ni juzgar, en esta oportunidad, los éxitos y fracasos del gobierno de la Revolución Ciudadana que ahora se critican de la manera más dura y hasta desleal. Lo que queremos es simplemente referirnos a lo que está a la vista, a lo que se hizo, posiblemente, con un alto sentido cívico y conciencia de patria): el Ecuador  recuperó su soberanía y dignidad internacional, dejó de ser  simplemente una banana república de tercera y se convirtió en un país respetado y hasta admirado internacionalmente. Se recuperan los recursos naturales antes en poder de las transnacionales, y se invierte en inmensos y necesarios proyectos productivos de interés social: modernos puertos marítimos y fluviales, aeropuertos, inmensas hidroeléctricas, el sistema vial más avanzado y completo de América Latina, mientras que antes el dinero –con o sin buenos precios del petróleo- solamente se destinaba para los salvatajes bancarios y el pago de la deuda externa; se invierte en universidades y el plan de becas más ambicioso del continente; en amplios y bien equipados colegios y escuelas distribuidos a lo largo y ancho de todo el territorio nacional; en una infraestructura de salud que es ponderada fuera del país y a la que tienen acceso todos los sectores de la población. En fin, con todos los grandes errores que indudablemente se pudieron haber cometido, se hizo mucho y en muy corto tiempo: parecía como que ahora sí el poder estaba depositado en manos de su  soberano.

Lo que ahora está pasando en las esferas del poder, vuelve a cargar el ambiente de incertidumbres y dudas sobre el inmediato futuro de nuestro pueblo. En pleno proceso electoral: ¡qué al pueblo no se lo busque solo como potencial voto sino como legítimo depositario del poder! (O)

COMENTA CON EL AUTOR

info@lahora.com.ec

Más Noticias De Opinión

Nada sirve

03:00 | | Andrés Ontaneda He pasado una semana revisando las noticias de prensa, radio, redes sociales de gobernantes recién posesionados en las diferentes dignidades, y entre ellas el patrón de la palabra que más utilizan es

Una vida ejemplar

03:00 | | Santiago Armijos Valdivieso El precio que los mortales debemos pagar para vivir  es la aceptación intrínseca de acudir a la cita sagrada e ineludible de la muerte, ante la cual, dada su magnitud, quienes sobrevivimos tempora

Sin reactivación económica

03:00 | | Víctor Abad Villavicencio No hay reactivación económica-productiva y estamos más  bien a punto de la desaparición de las monedas de mundo por la globalización, por el calentamiento global de la ti

Legalizar es el camino

00:15 | | Desde hace muchos años, y en especial en los últimos diez, a la opinión pública se confronta con un dilema complejo: el de la minería, legal, el de la ilegal y la protección del medio ambiente.

El poder

00:10 | | Se entiende como poder la capacidad de dirigir o impedir las acciones actuales o futuras de otras personas o grupos.

La partida de un hombre justo

00:05 | | Lúcido hasta el final, con aquella solvencia que otorgan los años de experiencia y la convicción de que hay que darle al país hasta el último aliento, así es como pasa a la historia el Dr. Julio César Trujillo.