Nino Estudio: Innovación, sustentabilidad y empoderamiento

Nino Estudio: Innovación, sustentabilidad y empoderamiento
PERFIL. Ninoska Merchán, CEO Fundadora de Nino Estudio.

Ninoska Merchán, CEO Fundadora de Nino Estudio, lidera la revolución fashiontech con diseños vanguardistas y sustentables, marcando tendencia a nivel nacional e internacional.

Nino Estudio, creado por la destacada diseñadora Ninoska Merchán, es el primer taller en Latinoamérica enfocado en el diseño y elaboración de prendas, en la línea de fashiontech y biomateriales. 

Consiste en una apuesta por crear una reestructuración y re evolución de la moda desde una mirada sustentable, tanto en proceso, con la utilización de la línea de impresión 3D para la fabricación digital para indumentaria y calzado, empleando un método que genera menos residuos en comparación a los métodos convencionales, además de la utilización de materias primas limpias biodegradables, o totalmente reciclables. La visión de Ninoska es clara: Moda visionaria que piensa en un futuro más ético y sustentable, pero creando innovación en el presente.

Nino Estudio: Innovación, sustentabilidad y empoderamiento
VISIÓN. Nino Estudio genera moda visionaria que piensa en un futuro más ético y sustentable, creando innovación en el presente.

Niño Estudio se estableció como tal hace dos años. La inspiración de su creadora es dejar una huella en el mundo y poder trascender a través del trabajo que realizan, marcando positivamente la industria y que motive a que otros diseñadores se lancen a investigar, crear y proponer cosas diferentes. 

Para Ninoska, el diseño de modas ha sido un sueño desde niña, ’estoy muy agradecida con la vida de que mi pasión y diversión ahora pueda ser mi profesión’, expresó la creadora. 

Con el apoyo de su familia, estudió en la universidad del Azuay, realizó cursos nacionales e internacionales para poder lograr el desarrollo que tiene su empresa, comentó la lojana que no solo fue necesario crecer en el ámbito académico sino también requirió una exploración interna, autoaprendizaje y experimentación, se considera a sí misma como una autodidacta. 

Su estilo se inclina a la fantasía, para ello trata de producir prendas fuera de lo convencional, saliendo del plano real para transportarse a un mundo de fantasía donde los usuarios se sientan empoderados. 

Actualmente su marca se posiciona a nivel nacional e internacional, su indumentaria ha llegado a todos los rincones del Ecuador, y en la parte internacional ha sobresalido con la creación de cursos, capacitaciones y workshops a diseñadores, artistas y creativos en la rama de tecnología en Centroamérica y países como Perú y Colombia.

Si bien la industria de diseño y fábrica textil es predominantemente dominada por mujeres, Ninoska mostró inclinación por la línea de ingeniería, fabricación digital y makers, un área con predominancia masculina, teniendo que atravesar un sinnúmero de obstáculos. ‘Al principio no me tomaban en serio por mi profesión, ya que soy diseñadora de modas, y por el hecho de ser mujer pensaban que no era lo suficientemente inteligente’, comentó la lojana. Lograr esta solidificación dentro de esta área fue un desafío para ella, pero el hecho de romper paradigmas no solo de género, sino también de profesiones, ha valido la pena y ha sido muy gratificante.

Nino Estudio maneja la sustentabilidad como eje, no solo en sus líneas de producción sino también una responsabilidad social, ellos producen su propio filamento 3D a base de botellas plásticas, que son adquiridas a pequeños recicladores locales a un precio justo reconociendo todo el trabajo que realizan por llevar un sustento a sus hogares. Además lidera iniciativas que buscan empoderar a la mujer en bases tecnológicas, capacitándolas en el manejo de tecnología y electricidad básica para que puedan empoderarse a través del conocimiento.

Nino Estudio: Innovación, sustentabilidad y empoderamiento
INSPIRACIÓN. Ninoska genera iniciativas que buscan empoderar a la mujer en bases tecnológicas a través del conocimiento.

Para Ninoska, las jornadas diarias pueden ser extenuantes, impartiendo clases en diseño y confección, compartiendo con sus alumnas, supervisión del taller, realizar diseños, controlar la producción de su estudio, es un trabajo que realiza con pasión y cariño. 

‘Mi consejo para las niñas, jóvenes y mujeres es que nunca dejen de soñar, un ideal es como una luz que nos guía en el camino y nos motiva a enfrentar los obstáculos, aunque existan desigualdades y peligros en esta sociedad, está dentro de nosotras esa resiliencia para salir adelante y cumplir todo lo que nos proponemos con trabajo duro’, finalizó la destacada diseñadora.