Descubriendo los tesoros ocultos de Azogues

ARQUITECTURA. Los visitantes también pueden explorar la cultura local visitando la iglesia colonial de Cojitambo y participando en eventos y festividades tradicionales que celebran la historia y la identidad de la comunidad.

Azogues ofrece una combinación única de historia, cultura, naturaleza y espiritualidad que cautiva a los visitantes de todas partes. Ya sea explorando las antiguas ruinas de Cojitambo o participando en las festividades religiosas, los visitantes se sumergen en una experiencia inolvidable que celebra la rica diversidad cultural y natural.

En el corazón de la provincia de Cañar, se encuentra una joya cultural y natural: Azogues. Esta encantadora ciudad, arraigada en la historia y la tradición, ofrece a los visitantes una experiencia única llena de descubrimientos fascinantes.

El 16 de abril marca un evento de gran importancia para la comunidad azogueña: el aniversario de cantonización, un momento de especial significado que se celebra con diversos eventos festivos en toda la ciudad.

Una parte de su historia ancestral y cultura se plasma en este viaje visual para explorar los tesoros ocultos de Azogues, ciudad que nos invita a vivir con intensidad esta festividad única, donde cada rincón cuenta una historia y cada imagen revela la belleza incomparable de este destino ecuatoriano.

VESTIGIOS. Entre las estructuras más destacadas del complejo se encuentra una serie de terrazas y plataformas ceremoniales que datan de la época preincaica.
RELIGIÓN. Santuario de la Virgen de la Nube, este lugar de gran importancia religiosa y cultural construido en honor a la Virgen María, atrae a numerosos peregrinos y fieles devotos de todo el país.
PAISAJE. La parroquia de Cojitambo es conocida por su impresionante paisaje natural por estar rodeada de montañas y colinas.
PRODUCTO. En Azogues, los hábiles artesanos de la chocolatería perpetúan una tradición centenaria, utilizando métodos artesanales y cacao de alta calidad para crear exquisitas delicias de chocolate.
TURISMO. Uno de sus principales atractivos es el Cerro de Cojitambo, un imponente cerro rocoso que ofrece vistas panorámicas espectaculares de los alrededores.
ACTIVIDAD. En la parroquia de Cojitambo, la tradición de la picapedrería en andesita ha sido un arte arraigado por generaciones, creando obras maestras que adornan edificaciones locales, transmitiendo sus habilidades a lo largo del tiempo.
RITUAL. Mashu Juktu (Cueva de los Murciélagos) es una cueva natural con varios conductos y concavidades, según la leyenda, existen túneles que conectan el cerro Cojitambo con el cerro Huahual Zhumi.