LA CONSPIRACIÓN NO DA TREGUA

    Eddy Arrobo Rodríguez

    Con estupor la ciudadanía ha recibido la noticia que desde la provincia de Cotopaxi se está convocando a los sectores indígenas a movilizarse en paro nacional convocado para el viernes 11 de junio del presente año, a so pretexto de pedir al actual gobierno, que apenas va 17 días en funciones, solucione el problema de incremento de combustibles.

    Los ponchos dorados se ufanan por sus levantamientos que terminaron con el derrocamiento de algunos expresidentes, con sus cálculos pretenden ganar réditos políticos, buscan notoriedad sacrificando a su gente, calentando las calles, creando caos, zozobra, atentando el bien común, con el único fin de desestabilizar la democracia, en un país endeudado y dividido que necesita de la unidad nacional y reactivar la economía.

    Un buen dirigente, por ética, antes de protestar e imponer plazos, primero debe buscar el acercamiento, pedir audiencia con el Presidente de la República o Ministros, por lo tanto, deben agotar primero las instancias de diálogo y no ir directo a la amenaza, esa no es la manera, así no se hace país ni patria.

    Dependiendo del resultado de ese cónclave, hay que tomar decisiones y hacer anuncios en su justa medida; si después no se los recibe, no son escuchados, eso es otra cosa; en sus organizaciones tendrán que llamar al consenso, tomar una decisión participativa y colectiva, para luego hacer uso legítimo del derecho a la huelga.

    Nadie niega la afectación que ha sufrido la economía por el incremento del precio de los combustibles, sin embargo, un paro nacional en medio de la recuperación económica por la pandemia se convierte en un acto inconsciente y mezquino. Los ecuatorianos queremos trabajar y empujar a nuestro país hacia el desarrollo.

    ear1267@live.com