Lenín Moreno: ‘No, señora. A usted se le ve gordita’

    373

    Una anécdota del presidente Lenín Moreno, contada a manera de broma, casi al final de su mandato, fue criticada en redes sociales por considerarla fuera de lugar. No obstante, se convierte en una ventana al debate sobre los problemas de nutrición en el Ecuador.

    – “Presidente, tenemos hambre”

    – “Usted no, señora. A usted se le ve gordita”

    En tono de broma, el presidente Lenín Moreno contó así una anécdota refiriéndose a su gestión en el tema alimentario del Ecuador.

    “Esto me gusta recordarlo”, dijo. “El otro día se acercó una señora bastante llenita en carnes, bastante gordita. Yo tenía la ventana abierta y me dijo: ‘Presidente, tenemos hambre’. Le dije: ‘A usted no, señora. A usted se le ve bastante gordita'”.

    “Hambre, ¿los ecuatorianos? No. Por varias razones. Primero, porque han tenido un Gobierno responsable. No decimos que no hubieron necesidades, pero hambre no hubo”, dijo en su programa.

    El comentario fue criticado en redes sociales por considerarlo fuera de lugar. No obstante, se convierte en una ventana al debate sobre los problemas de nutricios en el Ecuador.

    Desnutrición en Ecuador

    En Ecuador, 1 de cada 4 niños menores de 5 años sufrió de desnutrición crónica hasta antes de la pandemia. La situación es peor para la niñez indígena, pues 1 de cada 2 niños tiene ese problema y 4 de cada 10 padecen anemia. Eso dice un informe de Unicef publicado en 2019.

    La Organización Mundial de la Salud (OMS) señala que unos 155 millones de niños menores de 5 años (la mayoría de países de ingresos bajos y medios) tienen atrofia, es decir que son demasiado bajos para su edad, donde la malnutrición es una de las principales causas.

    La obesidad también es un problema

    Según cifras del Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (INEC), 35 de cada 100 niños entre 5 y 11 años de edad sufre de sobrepeso u obesidad. La cifra es similar a la del Programa Mundial de Alimentos (PMA), que señala 31 de cada 100 niños sufre alguno de estos problemas.

    Mario Touchette, vocero del PMA Ecuador, asegura que estos indicadores reflejan la mala alimentación que tienen los niños en el país. “Las familias de escasos recursos consumen productos que tienen altas cantidades de azúcar y grasas”, pues son más baratos que los alimentos ricos en nutrientes.

    En adultos, 6 de cada 10 tienen sobrepeso, según el PMA. Las provincias con la tasa más alta son Galápagos, con 7 de cada 10 personas; El Oro con 6,9; y, Carchi con 6,7.

    En contraste, Ecuador es el segundo país, después de Guatemala, con los mayores índices de desnutrición crónica en niños de 0 a 5 años en América Latina y el Caribe, con el 23%, y que podría ascender al 27% por los estragos de la pandemia.

    Inseguridad alimentaria

    Según la OMS, en 2019, ante de la pandemia, en Ecuador el 9% de niños de entre 0 y 4 años padecían sobrepeso u obesidad. Los índices eran de 31,2% en infantes de entre 5 y 11 años, y de 27,7% en el grupo de 12 a 19 años.

    Al año siguiente, un 57% de los ecuatorianos experimentaron inseguridad alimentaria por primera vez desde el inicio de la pandemia. Esto según la encuesta de Herbalife Nutrition y Feed the Children realizada por OnePoll.

    La encuesta se realizó a familias ecuatorianas con un ingreso anual por hogar inferior a 1.000 dólares. Los resultados arrojan que un 47% de las personas entrevistadas enfrentaron inseguridad alimentaria, saltándose comidas durante el día por no poder acceder a alimentos.

    El 66% de los entrevistados empezó a comprar alimentos más económicos que los que antes compraba, mientras que el 38% dijo que no tenía dinero suficiente para comprar alimentos. Además, un 15% dijo no saber de dónde vendría su próxima comida.

    “Dado que la inseguridad alimentaria y la mala nutrición están asociadas a diversas enfermedades crónicas, la crisis de acceso a los alimentos amenaza con intensificar las disparidades en la salud de los niños y familias en riesgo”, cita el informe.

    Otro dato relevante que arrojó la encuesta es que, a muchos de los ecuatorianos encuestados, los alimentos saludables les resultaban muy costosos para poder acceder a ellos (57%).

    Eso, sumado al hecho de que les resultó difícil conservar alimentos frescos durante la pandemia, porque hacían menos viajes a la verdulería o supermercado (52%), además de que los alimentos saludables no estaban disponibles en su zona (19%). (LGP)