Lasso y Arauz buscan los votos del centro del país

    ELECCIONES. Guillermo Lasso y Andrés Arauz recorren la sierra y la amazonía en busca de votos. Fotos. Cortesía.
    ELECCIONES. Guillermo Lasso y Andrés Arauz recorren la sierra y la amazonía en busca de votos. Fotos. Cortesía.

    Dos candidatos en polos extremos. Cada uno se ha identificado con la izquierda y derecha, respectivamente, pero no tienen asegurada la Presidencia de la República.

    Los recorridos de los candidatos se concentran en la sierra y la frontera norte del Ecuador. Los últimos días de la campaña electoral, Guillermo Lasso y Andrés Arauz, buscan los votos en el centro del país.

    Solo tienen hasta el 8 de abril para hacer campaña abiertamente, luego se enfocarán a las redes sociales. Mientras tanto, ambos aspirantes manejan sus agendas con reserva.

    Los primeros días de abril, Lasso recorrió las provincias de Bolívar, Chimborazo, Tungurahua y Pichincha. El jueves 1 de abril de 2021, escuchó peticiones en Solanda, al sur de Quito. Luego se trasladó a la comunidad de San Juan Llullundongo, en Bolívar.

    Posteriormente visitó Colta y Riobamba, en Chimborazo. Muy cerca de ahí, en Guamote, tuvo un altercado con el alcalde de la localidad, Delfín Quisphe – quien respalda a Arauz-. Tras el incidente se movió a Pallatanga y Bucay, en Guayas; estuvo en Ambato y finalmente, el sábado 3 de abril, visitó Esmeraldas y Manabí.

    Por su parte, Arauz, tras anunciar desde Guayaquil su alianza con el excandidato presidencial Isidro Romero, se trasladó a Sucumbíos, en la frontera norte del país. Ahí se reunió con Jaime Vargas, presidente de la Conaie.

    Ambos candidatos continuaron su campaña con énfasis en las redes sociales, en las que Arauz recalcó que trabajarán para generar fuentes de trabajo “con buenos salarios” y aplaudió un proyecto para limpiar un río gracias a las nuevas tecnologías.

    Lasso también se refirió al medioambiente y pidió el apoyo ciudadano “para hacer del Ecuador un destino verde impulsando el turismo 100 % sostenible, la justicia ambiental y el respeto a los derechos de la naturaleza”.

     El voto de la Sierra

    Pichincha representa  2 ‘278.540 de votos; de esa cifra, Lasso se llevó un 25,86% en la primera vuelta, mientras que Arauz obtuvo un 22,53%. Los candidatos Xavier Hervas y Yaku Pérez se llevaron el 40% entre ambos.

    Guayas, en cambio, siendo la provincia más poblada de Ecuador, es un terreno en donde la balanza se inclina en favor del correísmo. Ahí, Arauz se llevó el 41,83%, mientras que Lasso, el 25,27%.

    En la recta final del proceso electoral, el candidato de CREO buscó los votos de Cotopaxi, en donde Yaku Pérez obtuvo mayoría. De los 373.351 votos de esa provincia, Pérez se hizo con el 43,80%; Lasso, el 11,26%; y Arauz, el 18,58%.

    En Chimborazo también Yaku obtuvo la delantera en la primera vuelta. De los 410.178 votos de esa provincia, Pérez obtuvo 41,55%; seguido por Arauz, con el 16,90%; Hervas, con el 15,74%; y, Lasso, el 14,95%.

    En Tungurahua de los 451.263 votos, fueron a favor de Pérez y Hervas, dejando a Lasso y Arauz en tercer y cuarto lugar, respectivamente.

    Según el analista político Tomás Lalama, esto evidencia que la estrategia de Lasso es convencer a los electores “posiblemente indecisos”, comentó.

    “Lasso representa a la derecha y Arauz a la izquierda. Es lógico que quienes votaron por Hervas o el candidato del movimiento indígena no se sientan identificados por los extremos  tradicionales y opten por el candidato que represente una tercera alternativa”, analizó.

    “La campaña de Hervas se enfocó en captar el voto joven que, a su vez, empata con las propuestas de Pérez, por su proyecto ecologista”, comentó. “Lo estratégico sería que los dos candidatos apunten en dirección de las provincias en donde Hervas y Pérez los superaron en votos, pues estos, si bien no son endosables, quedaron en el aire”, puntualizó. (LGP)

    Fraccionamiento y contradicción en el movimiento indígena

    La dirigencia indígena tambalea. Pese a ser cuestionado por su acercamiento con el correísmo, Jaime Vargas fue ratificado por la dirigencia indígena en la presidencia de la Conaie. Una vez al mando, Vargas anunció el respaldo del movimiento en favor de Andrés Arauz. Ahora, otros dirigentes lo tachan de traidor.

    ¿A quién apoya realmente el movimiento indígena? El coordinador nacional de Pachakutik, Marlon Santi, se negó a dar declaraciones . La ex asambleísta Lourdes Tibán, en cambio, sostiene que el movimiento continúa impulsando el voto nulo.

    Tibán solicitó la renuncia de Vargas a la presidencia de la Conaie y dijo que la postura del dirigente es personal; por tanto, el respaldo de Vargas no implica el respaldo de todo el movimiento indígena en favor de Arauz.

    Eso sí, admite que el anuncio dejó confundidas a las bases del movimiento. “Quienes hemos estado en estos cargos llevamos una representación implícita. No puedes desorientarte de tal manera. Dejas confundidos a todos los ecuatorianos. Las bases preguntan: ‘¿ahora qué hacemos?’”, dice.

    Para Tibán, la acción de Vargas es una traición, pero no le sorprende. “Cuando pasó este proceso electoral y no trabajaron por Yaku Pérez ya no hay sorpresa. Eso se veía venir”, dijo.