Las cifras oficiales de empleo no reflejan la realidad de la economía

    VACÍO. La última rueda de prensa oficial para explicar las cifras de empleo fue en octubre 2020.

    El Instituto de Estadísticas y Censos (INEC) ha cambiado cuatro veces la metodología de la encuesta sobre el mercado laboral en un año.

    El viernes, 12 de marzo 2021, el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (INEC) publicó las cifras mensuales de empleo correspondientes a enero 2021. Sin embargo, no se pueden comparar con toda la información previa y existen grandes contradicciones con otras fuentes oficiales.

    Según el INEC, solo habría un aumento del 0,7% en el desempleo durante el primer mes de este año, pero el trabajo adecuado habría aumentado de la mano de una reducción de la informalidad.

    Ese panorama es completamente opuesto al que se puede encontrar, por ejemplo, en los datos de contratos laborales dentro del sistema del ministerio de Trabajo. Así, si se toma en cuenta el efecto neto entre contratos creados y finiquitados, más de 44.000 ecuatorianos perdieron su empleo de calidad (al menos $400 mensuales, todos los beneficios de ley y 8 horas de jornada diaria) durante el primer mes de 2021.
    Ex directores del INEC, como Byron Villacís y Roberto Castillo, han puntualizado que el mayor problema es que la metodología de la encuesta del mercado laboral se ha cambiado constantemente sin las explicaciones y sustentos necesarios.

    En el último año, hasta cuatro veces se han hecho diferentes modificaciones aspectos técnicos importantes como tamaño de la muestra, mecanismo de consulta, desagregación de las estadísticas, entre otros.

    A través de un comunicado oficial, la entidad pública ha dicho que los retrasos en la publicación de cifras son consecuencia de que “la emergencia sanitaria ocasionada por la Covid-19 limitó nuestra capacidad técnica y operativa. Además, asegura que los cambios en la metodología han ido de la mano de recomendaciones de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) y la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal).

    Feliz Casares, economista, lamentó que la inestabilidad y poca claridad en el manejo de las estadísticas esté afectando los índices de confianza del consumidor y de expectativas de las empresas. Esos índices son calculados por el Banco Central y reflejan un ambiente poco propicio para la inversión y el crecimiento.

    “Manejo nefasto de las cifras de empleo. Se rompe el histórico en la encuesta y se rompen otros indicadores”, acotó

    La reactivación económica no llega
    Según la Cámara de Comercio de Quito (CCQ), en enero 2021, las ventas y la actividad económica todavía están muy por debajo de los niveles de años previos.

    El sector privado dejó de generar ingresos por $1.942 millones en los primeros 30 días de este año. Quito es la ciudad más golpeada, debido a que concentra el 41,2% de esa pérdida; mientras que en Guayaquil está el 18,6%.

    Si se analiza por sectores, las artes entretenimiento y recreación han tenido una contracción del 44%; mientras que las actividades de alojamiento y servicio de comidas cayeron un 43,3%.

    Asimismo, los tres mayores generados de empleo tampoco han registrado una reactivación. L agricultura redujo sus ventas en 17,9%; la industria perdió un 10,2% y el comercio al por mayor y menor disminuyó su facturación en casi 10%.

    “La información del primer mes del año muestra la realidad del Ecuador, las ventas siguen a la baja y denotan la falta de política por parte del gobierno para impulsar la economía. Las empresas sin importar su tamaño aún no logran alcanzar ventas similares al 2019 y por tanto el empleo no se ha recuperado”, puntualiza un comunicado de CCQ. (JS)