La pobreza volvió a niveles de 2010 como consecuencia de la pandemia

    IMPACTO. Las condiciones sociales se han deteriorado en el último año.

    Con corte a diciembre de 2020, 5,7 millones de ecuatorianos viven con un ingreso familiar inferior a $84,05 mensuales.

    En solo un año, comparando diciembre de 2019 y de 2020, el número de ecuatorianos considerados pobres, con ingresos familiares mensuales menores a $84,05, creció de 4’348.453 a 5’733.357. Así, en términos porcentuales, la pobreza pasó del 25% al 32,4% de la población, lo que significa un retroceso a los niveles de 2010.

    Las mejoras sociales alcanzados durante la última bonanza petrolera, y de precios de las materias primas, ya venían en retroceso desde 2014, pero la pandemia provocó un deterioro extremo.

    Por su parte, la pobreza extrema afecta a 2’636.636 ecuatorianos, que tienen ingresos familiares por debajo de los $47,37 cada mes.

    Sin calidad de vida

    La situación se vuelve aún más precaria si se toma en cuenta la llamada pobreza multidimensional, que es un índice que mide el acceso en cuatro aspectos: educación; trabajo y seguridad social; salud, agua y alimentación; hábitat, vivienda y ambiente sano.

    En los sectores urbanos, 3 de cada 10 ecuatorianos no alcanzan un nivel adecuado en esos aspectos; mientras que 7 de cada 10 en las zonas rurales subsisten en malas condiciones de vida.

    En otras palabras, alrededor de 990.165 personas no solo que ganan poco, sino que se quedan fuera de las oportunidades educativas, alimenticias y sanitarias básicas. Esa penosa realidad es el pan de cada día para 1’274.837 ecuatorianos. (JS)