La pandemia contrajo la tasa de natalidad

    Aunque se esperaba que el mundo atravesara por un ‘baby boom’, los número de nacimientos han disminuido. EE.UU. enfrenta el registro más bajo en un siglo.

    Contrariamente a la previsión general, los confinamientos derivados de la pandemia no dejaron a las parejas con poco más que hacer que procrear. De hecho, hubo una sorpresa pues no se registró el esperado baby boom, sino todo lo contrario.

    Los estudios muestran, por ejemplo, que Estados Unidos se enfrenta al mayor descenso de nacimientos en un siglo, y en algunos lugares de Europa el declive es inclusive más pronunciado.

    Para explicar, en parte, las razones de este fenómeno, la cadena BBC cita el caso de la alemana Frederike. Ella se mudó con sus padres para cuidar a un pariente anciano al principio de la pandemia. Y lo consideró un regalo, una oportunidad para pasar tiempo con su familia.

    Pero a los pocos meses, la mujer de 33 años empezó a sentir una profunda sensación de pérdida.

    “El tiempo es muy valioso en este momento y mi vida se ha puesto en pausa”, dice. Probó a tener citas por internet, pero salir a pasear en invierno con temperaturas bajo cero no favorece el romance.

    Ahora, deprimida, el mismo pensamiento gira obsesivamente en su cabeza: “Cuando esto acabe voy a ser infértil”. “Me siento en los años en que puedo tener un hijo”.

    Para los que estudian la población, la caída de los nacimientos no fue una revelación.

    “Viendo lo mala que fue la pandemia no me sorprende”, asegura Philip N Cohen, profesor de sociología de la Universidad de Maryland.

    “Pero sigue siendo impactante ver que algo así ocurre en tiempo real”.

    Una situación global

    En junio del año pasado, los economistas del Instituto Brookings de Estados Unidos estimaron que los nacimientos en Estados Unidos caerían entre 300.000 y medio millón de niños.

    Al mismo tiempo, una encuesta sobre planes de natalidad en Europa mostraba que el 50% de las personas en Alemania y Francia que habían planeado tener un hijo en 2020 iban a posponerlo.

    En Italia, el 37% aseguró que había abandonado la idea por completo.

    Un informe de los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC) de EE.UU. indica un descenso del 8% de los nacimientos en el mes de diciembre.

    Al parecer, las perspectivas inciertas y poco halagadoras surgidas de la pandemia han hecho desistir a muchos.

    Joshua Wilde y su equipo del Instituto Max Planck de Investigación Demográfica (Alemania) predijeron este descenso y su investigación muestra que el efecto -al menos en Estados Unidos- probablemente se extienda durante meses.

    Wilde dice que, normalmente, en recesiones y pandemias se produce un descenso de los nacimientos y luego un repunte. Pero en este caso la situación parece ser distinta pues el repunte no se ha producido.
    “Lo que estoy descubriendo -dice el experto- es que no. La gente, si está esperando, está esperando realmente mucho tiempo”. E incluso algunos habrán decidido no tener ese hijo en absoluto.