La delincuencia, su impacto

    Por: Ariana Miñaca Toro

    55

    La muerte de forma violenta de cerca de 80 personas privadas de libertad en las grandes cárceles del país de Cuenca, Guayaquil y Latacunga provocó diversas reacciones en la población. La mayor parte de la información eran de terror como: muertes crueles, festejo de asesinos, episodios de maldad, varios cuerpos decapitados, mutilados y desmembrados vivos. Sin embargo, muchas personas expresaron alivio y justificaron hasta cierto punto lo sucedido.

    El debate social posterior planteó dos extremos. Algunas personas piensan que todos los detenidos, acusados ​​o condenados son personas despreciables y deben ser aislados de la sociedad, además de ser condenados por lo que hicieron; ser considerado un enemigo que debe ser asesinado, tratado como lo peor. Quienes así piensan están muy cerca de la lógica de los más violentos, para ellos no importa el dolor de la otra parte si se obtiene el resultado deseado.

    Otro aspecto, es atribuirlo todo ingenuamente a la pobreza, la exclusión y el hacinamiento carcelario. De hecho, el hacinamiento exacerba la violencia, así como muchos delitos y delincuentes provienen de la exclusión, la pobreza y las necesidades; el sistema de sanciones es selectivo: los delitos y los delincuentes se desarrollan en sociedades con grandes brechas sociales. Algunos delitos representan pura maldad, mientras que otros son el producto de estructuras del crimen organizado y negocios prósperos, ya sea usando la violencia o no.

    Quienes ven a los criminales como enemigos buscan respuestas duras, creen que los derechos y las protecciones agravarán la impunidad, las sanciones son la retribución por el daño causado y no importa si el castigo es institucional. Los ingenuos lograron obtener garantías y derechos, porque muchas personas comenzaron a verlos como promotores de la impunidad. Los derechos y garantías no son temas de debate, pero deben discutirse sobre cómo conciliar estos con las necesidades de seguridad de la sociedad; sin ingenuidad ni cinismo, entre las medidas que se toman para prevenir, investigar y sancionar las violaciones de derechos porque no hay un punto de vista extremo que ayude a buscar un futuro con menos violencia e incertidumbre.

    arjamito@gmail.com