La ciencia culpa a Bolsonaro por catástrofe humanitaria en Brasil

    Pandemia. La Covid-19 deja más de 360.000 muertos y 13,6 millones de casos confirmados en Brasil, desde marzo del 2020.
    Pandemia. La Covid-19 deja más de 360.000 muertos y 13,6 millones de casos confirmados en Brasil, desde marzo del 2020.

    Brasil vive una “catástrofe humanitaria” debido a la “fallida” respuesta del Gobierno del presidente Jair Bolsonaro ante la pandemia, según denunció este 15 de abril de 2021 Médicos Sin Fronteras (MSF), que instó a una coordinación centralizada para evitar una mayor propagación de la Covid-19.

    La alerta realizada por MSF va en línea con el estudio publicado en la revista Science, vitrina de la ciencia mundial, en el que un grupo de 10 científicos de EE.UU. y Brasil acusan al Gobierno de Bolsonaro de ser el principal responsable por los errores cometidos en la pandemia.

    “Estamos extremadamente preocupados con lo que ocurre en Brasil. Es algo extremadamente alarmante”, afirmó en una rueda de prensa el presidente internacional de MSF, Christos Christou.

    Brasil es el segundo país con más muertes por Covid-19, después de Estados Unidos, pero en el país sudamericano la curva epidemiológica sigue descontrolada.

    MSF, entidad ganadora del Premio Nobel de la Paz en 1999, alertó que la “falta de voluntad política” está costando la vida de miles de personas en Brasil, donde el virus ya deja más de 360.000 muertos y 13,6 millones de casos confirmados desde el inicio de la pandemia, hace poco más de un año.

    La trágica situación de Brasil ha sido insuflada por la “incapacidad” gubernamental de responder a la pandemia, la falta de coordinación, la omisión de las evidencias científicas y la divulgación de noticias falsas, según declaró la directora general del centro de Bruselas, Meinie Nicolai, durante la rueda de prensa, sin citar directamente a Bolsonaro.

    Desde el comienzo de la pandemia el líder de la negacionista ultraderecha brasileña ha criticado duramente las medidas de distanciamiento social, cuestionado la eficacia de mascarillas y defendido el uso de medicamentos sin eficacia comprobada en la lucha contra la Covid-19, como la hidroxicloroquina.

    A ello se suma el colapso de una parte del sistema sanitario brasileño, que sufre escasez de medicamentos y material para intubar a los pacientes graves de coronavirus.

    MSF, que actúa en conflictos armados, epidemias, desastres naturales y desnutrición en algunos de los países más pobres del mundo, también criticó la falta de planificación y coordinación entre las autoridades federales de salud y sus contrapartes estatales y municipales y aseguró que la misma “está teniendo consecuencias letales”.

    Por ello, el presidente de la organización instó al Gobierno a responder de forma urgente ante la pandemia, con una coordinación a todos los niveles y “basándose en la ciencia”.