La “caja chica” del fútbol ecuatoriano: 1.200 dólares por besar el balón

SANCIONES. Las multas se han convertido últimamente en una suerte de "caja chica" del fútbol.

Redacción Quevedo

Son conocidas por todos los equipos y por todos los jugadores, están en todos los países, pero con el coronavirus parecen haber aflorado con más fuerza en Ecuador para tratar de contener los contagios y permitir que el fútbol pueda jugarse cada fin de semana.

Las multas se han convertido últimamente en una suerte de “caja chica” del fútbol con sanciones ejemplares de 1.200 dólares por esas tradiciones tan arraigadas como la de besar un balón o la de intercambiar una camiseta con un jugador rival.

La misma cantidad es aplicable por no usar correctamente la mascarilla en cualquier espacio de un estadio donde se disputa algún compromiso de competición oficial. Y no son pocos los casos.

“El club ha tenido que tener cuidado, ha tenido que trabajar mucho con sus jugadores para que comprendan que un acto natural como besar una pelota para dar suerte, que es algo típico del fútbol, no se puede hacer”, dijo a Efe el representante de uno de los clubes de la primera división.

Y explicó que, con ello, “hay algo natural en el fútbol que se tiene que desnaturalizar, hay toda una serie de cosas con estas reglamentaciones que nos cambia la dinámica natural del fútbol”.

Hay otros castigos llamativos por 1.200 dólares para los clubes que no realicen limpieza y desinfección tras su entrenamiento.

Siete jornadas de castigos

Las medidas fueron aprobadas en junio pasado, al comenzar la pandemia, y empezaron a regir en el país desde el 14 de agosto, con la reactivación de las competiciones hacia el final de verano, en medio de esa implacable lucha contra la propagación de un virus que había paralizado el fútbol a nivel mundial.

En Ecuador se retomaron hacia finales de agosto, pero como en cualquier otro país ni las multas consiguen parar al virus, y el sábado, por ejemplo, el Aucas debió salir a jugar su partido con Barcelona con apenas 7 jugadores. El resto estaban contagiados.

En siete jornadas la Liga Pro impuso multas por 32.498 dólares.

El Centro Deportivo Olmedo, el recién ascendido 9 de Octubre, y Liga Deportiva Universitaria son los equipos que más infracciones han cometido, aunque no todas ellas por el nuevo régimen sanitario.

Olmedo tiene multas acumuladas este año por 10.812 dólares. El 9 de Octubre y Liga de Quito, 4.828 dólares y 4.010 respectivamente.

Al final de la lista de multados: Macará con 16 dólares, Manta con 20 y Mushuc Runa con 26, en sus respectivos casos por amonestaciones efectuadas por el árbitro a jugadores en reiteradas ocasiones.

Por cada reincidencia de amonestación la Liga Pro aplica una multa del 50 por ciento del UDM (Unidad Deportiva de Multa) equivalente a dos dólares., como estipula el artículo 181 del Reglamento de Comisión Disciplinaria de la Federación Ecuatoriana de Fútbol.

Mayor rigidez

La Liga Pro parece estar siendo más estricta en 2021 con las sanciones acordadas en cuatro reglamentos financieros y deportivos.

Entre esos documentos están el régimen sancionador aplicable al control económico, al protocolo de medidas de bioseguridad, al protocolo de la reanudación de la actividad física y el reglamento de competiciones.

Las multas van desde los 400 dólares hasta los 15.000, dependiendo del reglamento sancionador que se aplique, siendo las multas del régimen de control económico las más caras de listado.

Estas se dividen en infracciones leves, con sanciones de hasta 5.000 dólares, y graves que van desde los 5.000 hasta los 7.000. Las infracciones muy graves oscilan de 10.000 a 15.000 dólares.

Otras multas

La mitad de los importes que la Liga Pro obtiene por las “multas sanitarias” son destinados a sufragar los gastos de los insumos médicos o sanitarios y los costos asociados a la implementación del protocolo anti-covid.

El cincuenta por ciento restante será distribuido a los clubes que no tuviesen una sanción firme en razón de este Régimen Sancionador, al finalizar la temporada.

Aunque estos correctivos económicos están sujetos a las nuevas normativas de bioseguridad por la pandemia, la Liga Pro tiene otras penalizaciones sujetas a la competición y el reglamento.

Entre estos últimos aparecen sanciones de 500 dólares por el mal uso de la indumentaria, la incorrecta aparición de nombres en la camiseta, no portar la identificación de la Liga Pro, no acreditar el mínimo de balones en los partidos o carecer de recogepelotas e, inclusive, si el césped supera la altura de 25 milímetros.

Las listas de multas semanales son publicadas al final de cada jornada en la página oficial de la Liga Pro donde se puede apreciar que durante lo que va del campeonato existe una recaudación mínima de 2.400 dólares en multas por fecha a excepción de la jornada siete donde se recaudó solamente 440 dólares. (EFE)