Ironías de la política

    Por: Pablo Balarezo

    “He llegado a la conclusión de que la política es demasiado seria para dejarla en las manos de los políticos”. Charles de Gaulle, primer ministro de Francia entre 1944 y 1946. Su frase, en clave de cinismo, es la misma conclusión a la que pueden ir llegando los militares en el Perú. “La política debería ser la profesión a tiempo parcial de todo ciudadano”. Dwight D. Eisenhower, presidente de Estados Unidos.” Ideología, títeres, soberanía monetaria, honradez, son algunas de ellas, pues, todas caen en la hipocresía de la demagogia e inutilidad, pésimas conducciones políticas de incompetentes son ironías de la potestad de los pueblos, para muestra basta un botón: El venezolano, que posea un nuevo billete de un millón de Bolívares, la soberanía monetaria de Venezuela con un ilegal dictador gobernante con la potestad de manejar su economía a su gusto y gana, hace creer al pueblo, que son millonarios, pero, “La ironía, que lamentable y muy tristemente, viven los hermanos venezolanos, es que ese millón de bolívares, equivale a $ 0,53 ( 53 centavos de dólares) con los cuales apenas podrán comprar 5 huevos o pagar 2 pasajes de buses urbanos”. La política de ocultar y olvidar el pasado cubre una infinidad de sinsabores antidemocráticos, que junto a la política del silencio consolida una serie de desviaciones del comportamiento humano e ironías marcadas en el pensamiento, tal es el caso ecuatoriano: ¿Qué patrañas habrá maquinado la mafia reunida en México? ¿Un nuevo fraude? Pedro José Velasco Espinoza. Cuanta sinrazón se avecina si tropezamos en la misma piedra, que ha detenido el progreso, ha explayado corrupción, miseria, con injerencia mafiosa, arbitraria, asesina. “Para saber quién reina sobre ti, simplemente descubre a quién no puedes criticar” Voltaire.