Agua, ¡por Dios, agua!

JUL, 17, 2019 | - Por José Albuja Chaves

POR: José Albuja Chaves

En el mes de mayo del presente año, al renovarse los gobiernos autónomos en todo el país, en esta columna planteamos unas ideas generales y unos puntos concretos que debería analizarlos la nueva administración municipal para incluirlos en un plan contingente de corto y mediano plazo, como gestión prioritaria para su período, y en beneficio del cantón.

Dentro de lo que se concibe como desarrollo ambiental se ubican los principales servicios públicos que urgen en la sociedad, los mismos que siendo permanentes y que siguen incrementándose en cantidad y calidad, devienen en deficitarios dada la creciente y desmesurada demanda asentada en la explosión demográfica de los últimos lustros.

En este orden el agua es un elemento básico y fundamental para la vida misma de los seres vivos, por consiguiente de los seres humanos y, en fin, de los pobladores de la urbe. Así, la administración municipal de Ibarra del período 1966-1970, tuvo la visión de futuro asentada en la realidad tangible de aquellos tiempos, para concebir un proyecto y de ejecutarlo a continuación para legarnos el servicio de agua potable desde las fuentes de Guaraczapas, el mismo que se calculó para 20 años pero que ha durado medio siglo, con ligeros incrementos desde luego.

Así las cosas, la crisis que se nos viene es inminente cuando ya se advierten exhortos para el ahorro del líquido elemento a la población y los innegables pero incómodos cortes del servicio, lo que significa que de no existir un proyecto definido en marcha se lo tendría que realizar como emergente para satisfacer las necesidades básicas de la cabecera cantonal y su entorno. Y ello significa gestión técnica, económica y participación social, pues la politiquería no resuelve nada que no sea el propio interés común reflejado en autoridades y vecinos pobladores.

El problema agua potables de Ibarra es, a mi entender, el primerísimo punto que debe abocar y resolver la presente administración, sin descuidar, claro está, de otros ejes de desarrollo conexos o diferentes, pero que van por la solución de los graves problemas que palpitan en nuestra ciudad y que no han merecido la atención indispensable en otros tiempos por múltiples razones.

COMENTA CON EL AUTOR

www.lahora.com.ec

Más Noticias De Opinión

Los destruidos jardines naturales de los ibarreños

| Hablemos en ibarreñísimo: históricamente muchas generaciones de nuestros mayores tuvieron dos grandes sitios naturales de esparcimiento.

Sancionar conforme a derecho

00:15 | | El Consejo de la Judicatura avanza con la evaluación de la Corte Nacional de Justicia.

Cleptocracia

00:10 | | Todo sistema de gobierno que en lugar de buscar el bien común enriquece a sus partidarios y dirigentes políticos con los recursos del Estado, institucionalizando la corrupción.

Las alegrías

00:05 | | Este año ha sido pródigo en éxitos deportivos para los ecuatorianos, desde la destacada actuación de Carapaz en el Giro de Italia y en otras competencias ciclísticas de gran renombre.