Los espacios públicos en el centro histórico de Ibarra

OCT, 18, 2018 | - Por Jorge Madera Castillo

POR: Jorge E. Madera Castillo

Me refiero a parques, plazoletas, aceras, calzadas, calles y todo espacio que se encuentra a la vista y uso del transeúnte. Si queremos que nuestro centro histórico se constituya en un lugar especial, único, que merezca ser visitado por el turista, que sea nuevamente aprovechado para la vivienda de calidad, y que se convierta en el gran centro comercial de alta gama donde se expendan productos y servicios locales, hay que reinventarlo conservando todas sus características patrimoniales. Esto debe ser producto de una minga permanente de inversiones, de cuidado y de buen mantenimiento logrados por la municipalidad y los ciudadanos.

La historia de las últimas décadas ha sido desastrosa para el centro histórico: una institución municipal permisiva y casi nada controladora; varios propietarios públicos de los inmuebles que dejaron en abandono a sus casonas; muchos propietarios privados que, a propósito, dejaron sus inmuebles al deterioro y destrucción; frentistas a los que nada les ha importado; transeúntes y hordas de borrachos que se encargaron de ensuciar, rayar paredes y destruir; grafiteros anónimos irresponsables. Hemos vivido el peor de los mundos. Felizmente no se llegó a tugurizar (exceptuando la cárcel pública que es una vergüenza), aunque con el abandono de propiedades, varias se convirtieron en guaridas de malhechores.

Si Emelnorte al fin habilitó el sistema eléctrico del parque central y la municipalidad realizó alguna obra complementaria y reiniciará el pago de la cuenta de energía, esto sería incompleto si no se dota al corazón del centro histórico de la seguridad necesaria en forma permanente, si no se desaloja a personas indeseables, si no se implementa actividades culturales cotidianas, y si no se emprende una campaña de concienciación ciudadana; como también será incompleto si por otro lado los negocios del sector permanecen cerrados sin actividad,  si los frentistas del parque no se duelen por mantener bien sus fachadas, y si los ciudadanos y empresas del sector no hacen nada por contribuir con el buen mantenimiento del parque. Con esto se demuestra que poner el alumbrado, siendo una buena señal, es solamente el arranque de todo un proceso.

Es en este momento cuando debe iniciar la militancia de activistas ciudadanos organizados que deberán trabajar con altura con dos grandes propósitos: a) constituirse en observadores y veedores ciudadanos serios de todo el proceso de recuperación y valorización; b) ser los promotores de la reactivación económica ordenada y de calidad del centro histórico, para conjuntamente con la municipalidad, lograr que se convierta en el principal atractivo turístico de la región norte.

¿Se puede? ¡Por supuesto que sí!

COMENTA CON EL AUTOR

www.lahora.com.ec

Más Noticias De Opinión

Día Mundial del Refugiado

00:45 | | Abandonan sus familias, sus amigos y trabajos, sus escuelas y sus países huyendo de la violencia, las injusticias, los conflictos sociales y políticos, la persecución y las guerras, y de formas abiertas o enmascaradas de opresión.

Solo queremos un país seguro

00:40 | | Soy el segundo de doce hermanos de los mismos padres. Mi infancia fue bonita, hasta que un día llegó a nuestra finca un grupo armado al margen de la ley.

Hola, hijo…

00:35 | | Mi Dios te bendiga y te proteja. Espero estés bien. Ya estás hecho un hombre. Sabes, te echo de menos todo el tiempo. Más que mi hijo, eres mi compañero.

Sin fronteras

00:30 | | Hace aproximadamente 15 años llegué a Ecuador, dejando todo atrás: la escuela, amigos, familiares, mi casa, mi pueblo, mi país, mi todo.

Juntas

00:25 | | Las Mujeres Unidas del Pacífico somos 21 mujeres adultas de diversas edades que nos agrupamos para sobrellevar las distintas afectaciones emocionales (ansiedad, estrés, alteración del sueño, entre otras) provocadas por haber tenido que salir de nuestro país de origen...

Tenemos derecho a rehacer nuestra vida

00:20 | | El 13 de noviembre de 2018 llegué a Tulcán como refugiado después de huir de Colombia.

No hay último destino

00:15 | | Aún hoy me cuesta creer que fui desplazada por segunda vez. Salí de Colombia en 1975, a los 19 años, con toda mi familia a Venezuela, que en ese momento era el país que ofrecía más oportunidades.

La perfección de los caracoles

00:10 | | No pertenecer a ninguna parte es la sensación del migrante o refugiado en el país que lo recibe, pero antes, también fue un extraño sin cabida en el país del que salió. 

Luz de esperanza

00:05 | | Mi historia como refugiada es algo que nadie quisiera vivir. Nunca podré olvidar ese 2 de agosto de 2012.

COLUMNISTAS