La corrupción

JUL, 20, 2018 | - Por Ramiro Ruiz R.

POR: Ramiro Ruiz R.

La inteligencia de Rafael Correa utilizó para extender el poder que llegó al abuso y a montar la fuente interminable de corrupción. No hay una institución del gobierno que esté limpia. Sin embargo, algunos funcionarios de este lodazal corrupto siguen trabajando en el gobierno actual como si nada hubiera pasado.

Basta leer los medios de comunicación y la página se llenaría de una antología de la infamia. Se ha comprobado que cinco vocales del CNE tenían vínculos políticos; en el caso Balda, Senain utilizó la Secretaría de Inteligencia para montar operativos especiales para seguir los pasos del ex asambleísta Fernando Balda, en Colombia. José Serrano, exministro del Interior y actual asambleísta rindió su versión en el caso del asesinato del excomandante de las Fuerza Aérea, Jorge Gabela. La Presidencia deberá cancelar al canal de televisión Gama, 6.6 millones por sabatinas. La persecución a Galo Lara. Los zarpazos a los dineros del IESS. Y más, los negocios turbios de la venta de crudo a empresas de China, las transacciones de la construcción de gigantescas hidroeléctricas. La lista no termina.

La corrupción es el fenómeno social que más debilita el Estado de Derecho y el ejercicio de la democracia. El crecimiento del Estado facilita la corrupción. En la actualidad la razón primordial del volumen de corrupción, es el derrumbe de los valores morales. Los valores débiles y minoritarios más bien incitan la violación de las leyes.  

La corrupción arruinó la economía del Ecuador. Sin sólidas convicciones morales de los líderes y de cada ciudadano, la descomposición seguirá destruyendo la sociedad y las personas.

Pero no sólo es el poder y los valores morales frágiles que ha facilitado el crecimiento escandaloso de la corrupción, es también la intervención del Estado. La libertad se fue consolidando a través de las tradiciones, costumbres y leyes, hasta dejar huella en las manifestaciones de la vida social, la economía, la política, la cultura, la religión, la familia, el trabajo, el individuo, lo privado y lo público.

Por desgracia en el Ecuador, como en otros países de gobiernos populistas, ha disminuido la libertad y ha crecido el intervencionismo del Estado benefactor. La libertad ha sido despojada por el Estado, y así, aumentó la capacidad del Estado a tomar decisiones en asuntos que corresponden a la vida privada. La estatización en la vida cotidiana se puede confirmar en lo que tiene que ver con el empleo, la libertad de expresión, la salud, la seguridad social, la política monetaria, la educación, la vivienda, la agricultura. El Estado benefactor y controlador ha tenido que inflarse con 570 empleado públicos que consumen un alto porcentaje de la proforma presupuestaria.

COMENTA CON EL AUTOR

DIARIO LA HORA

Más Noticias De Opinión

El optimismo

| Creo firmemente que en el tiempo actual debemos ser curiosos. Por difícil que la vida sea o pueda parecer, siempre hay algo que podemos hacer y conseguir.

Nelson Villacís, traficante de libros

| Nelson Villacís es un artista plástico reconocido, escritor y poeta ibarreño; también oficiante de las liturgias de la espiritualidad y la vida.

Caminar al margen de la historia

00:15 | | Sin que la Función Judicial en su conjunto no  cumpla con el papel que le corresponde, nuestra democracia seguirá en el abismo en el que está.

Se acaba la paciencia

00:10 | | El FMI acaba de otorgar a Ecuador un préstamo de 4.200 millones mientras que la Unión Europea ya estipuló entregarnos un financiamiento de 51 millones de dólares, no reembolsables, para dos provincias de la Costa.

Adiós Unasur

00:05 | | Los gobiernos progresistas, que algunos los denominan del socialismo del siglo XXI o simplemente populistas para trascender sus odios ideológico-políticos a todo cuanto huela a izquierda, con Hugo Chávez de Venezuela.