lunes, diciembre 6, 2021
Imbabura / Carchi Las Golondrinas lucha por convertirse en parroquia y salir del abandono

Las Golondrinas lucha por convertirse en parroquia y salir del abandono

Este territorio pertenece al cantón Cotacachi, tras más de 40 años de ser un territorio no delimitado.

Redacción IMBABURA

Las necesidades en Las Golondrinas, un poblado limítrofe entre las provincias de Imbabura y Esmeraldas, son múltiples. Ni servicios básicos -como agua potable y alcantarillado- o  infraestructura para educación y atención médica se han podido solventar en 50 años de creación.

Uno de los motivos iniciales para que este territorio sienta el abandono gubernamental era la falta de límites territoriales, pues apenas en 2016 se convocó a una consulta popular entre sus moradores para definir si querían pertenecer a Imbabura o Esmeraldas, decantándose por la primera.

Mientras tanto, ninguna de las dos provincias se atrevía a invertir en esta zona, que registra su población inicial en 1971, con la llegada de Mario Gerardo Arias y Genoveva de Jesús Guerrero, provenientes de Los Ríos, pues no estaba claro si pertenecían al cantón Quinindé (Esmeraldas) o a Cotacachi (Imbabura), que son las cabeceras cantonales más próximas.

Hay que reformar la ley para ser parroquia rural

Desde que oficialmente se fijó el límite territorial entre las provincias de Esmeraldas e Imbabura, en la zona denominada como Las Golondrinas se adhirió la parroquia rural de  García Moreno, mediante ordenanza, pero desde la municipalidad de Cotacachi se plantea que se separe porque los recursos económicos no son suficientes para satisfacer las demandas de la población.

Sin embargo, uno de los principales inconvenientes es que en este territorio habitan unas 6.000 personas, pero la normativa dice que para convertirse en parroquia rural deben contar con mínimo 10.000 habitantes.

Desde 2019, con la anterior Asamblea Nacional se planteó una reforma a la ley, para que el anhelo de Las Golondrinas se convierta en realidad y pueda disponer de más recursos para sus ciudadanos, pero no pudo concretarse.

Los trámites se retomaron desde septiembre de 2021, con los cuatro asambleístas representantes de Imbabura, para que analicen el tema y puedan plantear la reforma en el Legislativo.

Precisamente la mañana de este 20 de octubre de 2021, la Comisión de Gobiernos Autónomos, Descentralización, Competencias y Organización del Territorio de la Asamblea recibió a una delegación del municipio de Cotacachi y representantes de Las Golondrinas, para escuchar los motivos  para la parroquialización.

50 años de abandono

Para la alcaldesa (s) Cecilia Cobos, “es necesario independizar a este sector, a fin de promover su desarrollo y devolver por justicia social los derechos que se negaron más de 40 años”.

José Muñoz, representante de los moradores de Las Golondrinas, mencionó que entre las necesidades que tiene este sector consta la falta de servicios básicos, de establecimientos educativos aunque tiene más de 3.000 estudiantes, de un centro de salud adecuado, una Tenencia Política para realizar denuncias, así como otros requerimientos.

“La falta de definición de límites en el territorio ha generado que Las Golondrinas no pueda tener la atención que requiere, especialmente en lo relacionado a la dotación de servicios básicos, que les permita mejorar su calidad de vida, requiriendo para ello su ascenso a parroquia”, añadieron desde la municipalidad, donde esperan que el Legislativo analice lo más pronto su propuesta y puedan avanzar en el trámite.

En 2016, el 58.30% de los habitantes de Las Golondrinas, a través de una consulta popular, decidió pertenecer a Imbabura y no a Esmeraldas.
Las Golondrinas tiene una extensión aproximada de 150 kilómetros.

50 años sobreviviendo sin apoyo

Las Golondrinas se encuentra a 120 kilómetros de la parroquia rural García Moreno, por vía de segundo orden, lo que toma alrededor de 5 horas en vehículo.

Con relación a la cabecera cantonal, que es Cotacachi, está a 200 km, donde por una vía de segundo y tercer orden se necesitan casi 7 horas para llegar.

Otra de las rutas usadas es la vía Quito – San Miguel de los Bancos, que toma un poco menos de tiempo.

Este territorio está integrado por comunidades como 8 de Julio, Siempre Unidos, 10 de Agosto, Independiente, Santa Rosa, Guayllabamba, La Perla, León Febres Cordero, La Rumiñahui, y Luz y Vida.

Sus pobladores principalmente se dedican a la siembra y cultivo de palma africana, palmito, cacao y maracuyá.

Según relatos de sus primeros pobladores, hace 50 años todo era montaña, había que desmontar con machete y pala. Así se abrió la calle que hoy se llama Arias Guerrero.

Durante varios años el cruce del río se hacía a través de una gabarra y en canoas, lo cual implicaba mucho peligro. Recuerdan que por el año de 1987 construyeron una “pasarela” (puente), sin embargo, a los pocos días de la entrega se desplomó, porque no soportó el peso de los transeúntes.

Un día, gran cantidad de lugareños se apostó sobre el puente para hacer unas fotografías y mostrar la obra, pero no resistió y colapsó. Allí dicen que murieron cerca de 30 personas, algunas ahogadas y otras golpeadas sobre las piedras del río.

En el año de 1990, en la presidencia de Rodrigo Borja, se construyó el puente que hasta la actualidad sirve de ingreso hacia el recinto.

Noticias relacionadas

La Hora TV