En Imbabura descubren nueva especie de árbol endémico de Ecuador

El Chocó Andino es declarado por la UNESCO como la séptima reserva de biósfera en el Ecuador.
El Chocó Andino fue declarado por la UNESCO como la séptima reserva de biósfera en el Ecuador, en 2018.

El registro se dio en lugares pertenecientes a la zona del Chocó Andino, que involucra a las provincias de Imbabura y Pichincha. 

IMBABURA.- Dos nuevas especies de árboles endémicas de Ecuador fueron descubiertas en la zona andina del país y consideradas bajo amenaza debido a los pocos registros y a la deforestación que ocurre en las zonas donde se han colectado, anunció en un comunicado el Instituto Nacional de Biodiversidad (Inabio), la primera semana de marzo de 2024.

‘Protium rugosum’ y ‘pradosia aureae’ son los nombres de las nuevas especies de árboles descritas por Walter A. Palacios, investigador asociado al Inabio, en las provincias andinas de Imbabura y Pichincha y en los flancos interandinos del sur de Loja, respectivamente.

La primera se ha registrado en dos localidades del noroeste de Ecuador, en elevaciones entre 400 y 900 metros de altitud sobre el nivel del mar, pertenecientes a la zona del Chocó Andino, un espacio de bosques húmedos andinos en el norte del país. 

Se distingue por sus hojas, con uno o tres folíolos rugosos y con indumento denso, estriguloso y granular por el envés, mientras que los frutos se caracterizan por ser estrechamente ovados-elípticos y bivalvados. Florece entre mayo y junio y da frutos entre noviembre y diciembre.

En Ecuador se han registrado 26 especies del género ‘protium’, aunque existen al menos otras 10 especies que no han sido correctamente identificadas, advirtió el Inabio en su comunicado.

Mientras tanto, ‘pradosia aureae’ es la tercera especie del género en el país y crece en bosques semideciduos entre Macará y Sozoranga, en la provincia de Loja, donde se ubica el Bosque Protector El Tundo, en la frontera con Perú. Allí, localmente, se le conoce como luzumbe, y la pulpa gelatinosa de los frutos es comestible.

Es un árbol que alcanza los 20 metros de altura, con copa ancha y ramas que se proyectan al suelo en lugares abiertos.

La corteza de los árboles jóvenes es lisa y con vetas verticales, mientras en árboles adultos se presenta en forma rectangular y placas exfoliantes, con una corteza rosada con rayas verticales blancas que derrama gotas de látex blanco. EFE

¿Quieres recibir las noticias más importantes? ¡Suscríbete sin costo, recíbelas por WhatsApp! Da clic aquí