Carchi, un punto clave ante emergencia que afecta al sur de Colombia

Tránsito. Gracias a los corredores humanitarios facilitados en Ecuador, el transporte de carga de Colombia puede conectar el sur con el centro.
Tránsito. Gracias a los corredores humanitarios facilitados en Ecuador, el transporte de carga de Colombia puede conectar el sur con el centro.

El aislamiento que vive Nariño del resto de Colombia obliga a que las rutas por Ecuador sean las únicas para abastecer a la población.

Redacción CARCHI

Más de dos semanas han pasado desde que un deslizamiento de tierra dejó más de 900 damnificados y borró del mapa un tramo de la vía Panamericana, la principal del suroeste de Colombia, que conecta con el sur del continente y la única en esa zona en condiciones para transportar pasajeros y carga.

Esto ocasionó que más de 60 municipios del departamento de Nariño, vecino con Ecuador, queden prácticamente aislados del resto del país, donde inmediatamente hubo situaciones de desabastecimiento de alimentos y combustibles, así como de represamiento de productos agropecuarios que se producen en la zona, como leche y papa.

Apoyo ecuatoriano

En respuesta a la emergencia que atraviesa el sur colombiano, autoridades de Colombia y Ecuador acordaron acciones para que la carga internacional pueda atravesar rutas ecuatorianas que permitan conectar al sur y el centro de Colombia. También se permite que carros con placas colombianas se abastezcan de combustible en una estación de Tulcán, en Carchi, a precio internacional.

Actualmente, representantes de ambos países buscan ampliar los  corredores humanitarios, para que se permita a los productores de Nariño movilizar su carga desde el sur hasta el centro de Colombia, atravesando el norte de Ecuador.

Este lunes 23 de enero, precisamente, se reunió una mesa de trabajo liderada por la Gobernación de Carchi con autoridades de Policía, Unidad de Vigilancia Aduanera, Cancillería, Agricultura, Agrocalidad, Migración, Transporte e Intendencia, para establecer una norma que permita mantener el estatus fitosanitario del país y evitar un posible ingreso de plagas en los productos agropecuarios.

Yaco Martínez, gobernador de Carchi, señaló que el tema principal fue facilitar el corredor humanitario para la evacuación de productos perecibles, principalmente pecuarios, desde el Puente Internacional Rumichaca hacia el Puente San Miguel, en la provincia de Sucumbíos, por medio de vías de Ecuador, para luego viajar hacia el interior de Colombia.

Evitar contrabando

Según Martínez, uno de los objetivos de brindar todas las facilidades para que fluya la movilidad emergente entre ambos países es evitar el aumento de contrabando. “Si no hacemos que fluya el transporte al interior de Colombia, lamentablemente vamos a tener una severa crisis también en Carchi”, porque se podría producir mucho contrabando de todos los productos que se producen en Nariño y tienen que salir a la venta, así como de productos ecuatorianos que podrían escasear en Nariño.

También refirió que este 23 de enero de 2023 recibió en su despacho al senador de Colombia, César Pachón; al alcalde del municipio de Cumbal, Alberto Ruano; y al gobernador de la jurisdicción, Héctor Villacrés. También a representantes de los resguardos de Mayasquer, Ricaurte, Panán y de las industrias lácteas. Todos ratificaron que el corredor humanitario es para llevar sus productos desde Nariño hasta Carchi, luego a Sucumbíos, para proceder a llevar sus productos hacia Putumayo, Cauca, el Valle y el interior de Colombia, comprometiéndose a no causar ninguna afectación y no dejar ningún producto en el mercado ecuatoriano.

“El contrabando afectaría a toda la zona norte del país, por lo que se solicitará a la autoridad competente el listado de los productos y que cada furgón de transporte tenga un sello del Instituto Colombiano Agropecuario (ICA), a fin de garantizar la calidad de productos que ingresan de tránsito por el país”, dijo Martínez. (FV)

‘Pico y placa’ suspendido hasta nuevo aviso

Debido a la emergencia que atraviesa Colombia, la medida de restricción de movilidad denominada ‘pico y placa’ está suspendida en las ciudades del departamento de Nariño, como Pasto e Ipiales.

Sin embargo, estas dos ciudades sufren desabastecimiento de combustibles, pues el flujo de tanqueros no es el mismo tras el cierre de la Panamericana el 9 de enero de 2023.

Problema. El derrumbe arrasó viviendas y sepultó la vía Panamericana, principal carretera del suroeste de Colombia.
Problema. El derrumbe arrasó viviendas y sepultó la vía Panamericana, principal carretera del suroeste de Colombia.

Crisis en Nariño

Los habitantes del suroeste de Colombia viven una pesadilla por el cierre de la vía Panamericana, desde el 9 de enero de 2023, debido a un gigantesco derrumbe a la altura del municipio de Rosas, en el departamento del Cauca, que ha causado desabastecimiento a 64 municipios del vecino departamento de Nariño.

Para sortear el tramo destruido los conductores tienen que tomar vías alternas, como el llamado ‘Trampolín de la muerte’, en el departamento del Putumayo, una carretera que, además de peligrosa por los abismos y su mal estado, no es apta para vehículos pesados, lo que aumenta el tiempo de viaje en por lo menos 10 horas.

A raíz de esa situación, en Cali, capital del Valle del Cauca, los precios de alimentos provenientes del sur del país, como la papa, zanahoria, pepino, leche, queso y lechuga, entre otros, han subido más de un 50%.

En Nariño la crisis es peor. Miles de personas hacen fila en las gasolineras para abastecer sus vehículos pues los camiones cisterna que llevan la gasolina y el diésel tienen que dar una larga vuelta por Ecuador para volver a entrar a Colombia.

Según la Federación Nacional de Distribuidores de Combustibles y Energéticos (Fendipetroleo), solamente en Pasto, capital de Nariño, hay 635 gasolineras en riesgo de desabastecimiento total.

La Federación Nacional de Avicultores (Fenavi) indicó que en Nariño hay 140 granjas para la cría de pollos y producción de huevos cuyas aves necesitan diariamente 340 toneladas de alimento que no han podido llegar al departamento.

Por su parte, la Federación Colombiana de Productores de Papa (Fedepapa) calcula que en el primer trimestre del año los más de 20.000 agricultores del sur pueden producir hasta 600.000 toneladas de ese tubérculo, que no podrán enviar al centro del país por la falta de carreteras.

Lo mismo pasa con la leche, ya que la producción del sur del país, de más de 340.000 litros diarios, corre el riesgo de perderse. EFE