Hospital del IESS no puede acoger a más pacientes

139
Crisis. El Hospital ha desbordado su capacidad operativa desde enero.

Personal médico exhortó a quienes padecen dolencias menores, no asistir al Hospital.

Redacción Quevedo

QUEVEDO• “Sí, tienen que venirse muriendo para que les atendamos”. Con esta aclaratoria Paul Proaño, jefe de emergencia del Hospital del IESS de Quevedo, clamó por la comprensión de la población que presenta dolencias menores, para que deje de asistir al centro hospitalario, ya que su capacidad se encuentra desbordada, y el personal se mantiene triplicando esfuerzos para intentar satisfacer la demanda médica.

Explicó que, “Entendemos las dolencias de la población, pero en una situación de emergencia sanitaria mundial, como la que estamos viviendo, tenemos la responsabilidad de priorizar la atención”, dijo.

Por ello, hizo un llamado a la ciudadanía señalando que, “durante el año anterior, con la emergencia sanitaria activada, en el peor de nuestros días, no llegamos a tener más de 45 pacientes ingresados, ahora tenemos 70. Hemos desbordado nuestra capacidad operativa desde el mes de enero”, puntualizó Proaño.

Demanda

Ante esta situación el funcionario comentó que se están reservando espacios para pacientes realmente graves, y que necesitan que las personas que tienen dolencias
menores, dejen de ir.

Además, realizó un llamado a la Policía Nacional para que vele por la seguridad en el área. Esto tras el apuñalamiento a uno de los guardias de seguridad del hospital, quien en cumplimiento de su trabajo intentaba desalojar, de las instalaciones, a uno de los familiares de un paciente que le propinó una puñalada y lo condujo a cuidados intensivos, con pronóstico reservado.

“Nosotros tenemos miedo, ya no solamente de morir por el virus, ahora tenemos miedo también que a nuestro personal lo apuñalen. Ayer nos tuvimos que poner en alerta de evacuación, dejar a los 35 pacientes de la emergencia solos, porque corría riesgo la vida de nuestros compañeros”, agregó el jefe de galenos.

Capacidad

Según el servidor público, las instalaciones del Hospital están diseñadas para atender una capacidad máxima de 78 pacientes ingresados, de los cuales, en este momento hay 70 camas operativas y reservadas para pacientes con Covid-19.

En ese orden explicó que, “las proyecciones apuntan a que este mes cerraremos con un 25% más de atenciones por emergencia, y un 100% más de atenciones por afecciones respiratorias. La situación es realmente crítica, hemos triplicado el personal médico y aún así resulta insuficiente”, criticó. (JTE)

Actualmente el servicio de emergencias funciona en un área de contingencia, donde anteriormente había cinco camillas.

“Mientras el asunto de la vacunación deje de ser un sueño en este país y se convierta en una realidad, que esperamos sea pronto, esta situación de enfermedad y muerte va a seguir”.