Honduras: Una cadena perpetua deja al descubierto un ‘narcoestado’

    MOMENTO. Manifestantes, de la oposición hondureña, durante la sentencia de Juan Antonio Hernández, hermano del Presidente de Honduras.
    MOMENTO. Manifestantes, de la oposición hondureña, durante la sentencia de Juan Antonio Hernández, hermano del Presidente de Honduras.

    Durante el juicio del narcotraficante Geovanny Fuentes Ramírez, el fiscal pintó un escenario sombrío, donde los cárteles están infiltrados en el poder policial, militar y político.

    El 30 de marzo de 2021, José Antonio Hernández, hermano menor del presidente de Honduras, Juan Orlando Hernández fue condenado a cadena perpetua por narcotráfico, en una corte de Nueva York.

    La decisión del juez Kevin Castel fue el desenlace del juicio en el que ‘Tony’ Hernández, un exdiputado hondureño de 42 años, fue hallado culpable de participar en la importación de 185.000 kilos de cocaína a Estados Unidos y otros cargos.

    Indicios

    La condena es un camino que conduce a los cuestionamientos que enfrenta su hermano, el presidente Juan Orlando Hernández. Castel, al momento de leer la pena, dijo que el tráfico de devoras en el participó el acusado, de hecho habría sido patrocinado por el Estado.

    Dentro de la sala de audiencias de Nueva York, Juan Orlando Hernández, fue conocido simplemente como “Co-conspirador”; sin embargo, los fiscales estadounidenses consideran que mantiene un vínculo “íntimo” y demostrable con los cárteles del país.

    Y es que no solo es el caso contra su hermano el que los fiscales estadounidenses han identificado al presidente hondureño. Durante el reciente juicio en Nueva York del narcotraficante hondureño Geovanny Fuentes Ramírez, el fiscal pintó un cuadro sombrío de Honduras y lo catalogó como un “narcoestado”, donde los cárteles estarían relacionados con el poder policial, militar, político e incluso con el actual presidente.

    Antecedentes de narcotráfico en Honduras

    Un exfiscal hondureño, Edy Tabora, dijo que 10 años antes de 2010, los narcotraficantes tuvieron tanto poder político en el país que, eventualmente, “convencieron” al Estado de necesitarlos para garantizar su seguridad.

    “Ese período coincidió con el ascenso de Tony Hernández en el mundo de las drogas y su hermano mayor a la política. Una vez que Juan Orlando se convirtió en presidente en 2014 y Tony Hernández miembro del Congreso por el Partido Nacional, eran efectivamente narcopolíticos”, dijo Tabora.

     

    Reacción y ‘conexiones’

    Juan Orlando Hernández, mandatario de Honduras, calificó de “indignante” la sentencia de su hermano.

    Tony Hernández fue declarado culpable de recibir 1 millón de dólares (720.000 libras esterlinas en cifras actuales) del notorio capo de la droga, Joaquín “El Chapo” Guzmán, para la campaña electoral de su hermano.

    Por su parte, los fiscales estadounidenses alegaron que el presidente Hernández aceptó sobornos a cambio de la protección de sus fuerzas de seguridad.Además, acotaron que, a diferencia de los países donde el narcotráfico trabaja en conjunto con el Estado, en Honduras los narcotraficantes son el Estado.

    Médico hondureño busca la presidencia

    El médico hondureño José Manuel Matheu, un convaleciente de la covid-19, busca ser presidente de su país, en una apuesta en la que está abierto a alianzas con políticos que no estén señalados por corrupción, ni acciones asociadas al narcotráfico.

    La razón por la que busca ser presidente es porque considera que Honduras lleva 70 años gobernada por políticos y militares que significaron un retraso para un país que es rico en recursos.

    “Estos 70 años han significado mantenernos en el atraso, falta de educación y la ignorancia, lo que le ha convenido a la gente que ha mandado llámense los militares o los politiqueros tradicionales”, expresó Matheu, quien ha sido viceministro de Salud en su país. EFE.