Hacia el Acuerdo Nacional

    Jaime López

    Es prioritario que artículos escritos, luego de conocer los resultados oficiales del balotaje, proclamen con mucho énfasis y orgullo, las votaciones de las provincias porque ellas reflejan la educación política de quienes depositaron el voto para elegir el nuevo mandatario.

    Y es justo decir que una vez más los ambateños le hemos dicho a la historia lo que es como una cédula de identidad nuestra los ambateños así somos y hemos sepultado el correísmo donde debe estar, en el desván de los peores recuerdos,  como elemento que vaya incrementando lo que no se debe hacer y no manchar nuestro paso por la razón de ser y no solo estar.

    Entonces está en marcha el Gran Acuerdo Nacional que empezará por cicatrizar las heridas causadas por el criminal populismo, dentro del núcleo familar y en la conservación de la amistad, utilizando la táctica fascista diseñada por Goebells y sus 11 principios manipulada por el prófugo para instaurar la corrupción en todo nivel administrativo, lo que sucede con el Contralor es un ejemplo.

    Hoy tenemos un nuevo mandatario elegido que ha empezado por manifestar su disposición a conversar con todos los protagonistas del ejercicio político ecuatoriano. Que debemos traducirlo en hacer lo necesario para empezar a sacarnos del pozo profundo donde llegamos,  pensando que el Gran Acuerdo Nacional es el único instrumento que poseemos, intención que manifestada ha producido su primer gran resultado, la disminución del nivel de riesgo país lo que no cierra las puertas abiertas para las gestiones financieras del Ecuador con los organismos financieros.

    Este Acuerdo Nacional debe contemplar la independencia de las funciones Judiciales y reforzar la acción de la Fiscalía, para que sigamos creyendo en nosotros mismos eliminando la ingenuidad en la que estuvimos sumidos en los últimos 14 años.

    Por fortuna una dama ha descubierto en donde mismo estaba el gérmen de la corrupción, la Doctora Salazar le está colocando donde debe estar, dentro del conocimiento ciudadano para impedir que se incrementen las pandemias.