¿Guillermo Lasso o Andrés Arauz?

259

Los dos candidatos van al balotaje el próximo 11 de abril, pero no la tienen fácil, según un análisis político.

 

Redacción QUEVEDO

El próximo 11 de abril los ecuatorianos volverán a las urnas, en esta ocasión, solo para elegir a un nuevo Presidente de la República, puesto que parlamentarios andinos y asambleísta nacionales y provinciales ya fueron electos el pasado siete de febrero.

El analista político, Juan Carlos Delgado, le dijo a LA HORA que en la segunda vuelta los ahora candidatos oficializados por el Consejo Nacional Electoral (CNE), deberán de ‘fajárselas’ para lograr el objetivo deseado, hizo referencia que un punto y medio será crucial para que uno de los postulantes gane la Presidencia del Ecuador.

“La primera vuelta nos deja esta lección, al menos de cuatro centésimas es la diferencia marcada entre el segundo y tercer lugar. Que no nos caiga de sorpresa que en la segunda vuelta electoral esta diferencia sea apretada. Existen factores, como la de entender la tendencia política, uno es de izquierda el otro de derecha”, explicó Delgado.

Logro

El analista riosense asegura que el candidato Guillermo Lasso solo consiguió adeptos en la provincia de Pichincha y Galápagos, mientras que Arauz marcó territorio en la Costa, donde se mantiene un alto nivel de electores.

“El candidato Yaku Pérez ganó en la Amazonía y parte de la Sierra, exceptuando a Pichincha. Grafico este mapa político porque es ahí en donde están los votos, y la tarea de ambos candidatos que van a la segunda vuelta. Guillermo Lasso debe recuperar lo que ha perdido. En el 2013 él alcanzó 22.68% frente a Rafael Correa que llegó solo al 57%. En el 2017 trepa a un 28% con una alianza entre CREO y SUMA; 39 sacó Lenin y 16 Viteri. Ahora en el 2021 Guillermo Lasso obtuvo el 19.74% con una alianza de tendencia de derecha que se suponía tendría contundencia, pero no fue así, es decir, esa alianza a nivel nacional no cosechó resultados positivos”, informó.

 

 

El otro candidato

Para Delgado, matemáticamente todo está incierto, porque existirían una gran cantidad de votos que aún permanecen en el aire. “No veo posibilidades que el uno o el otro lo tenga fácil. El costo político que tiene el exalcalde de Guayaquil, Jaime Nebot, le pesa a Guillermo Lasso, y esto ocurrió cuando dijo que los indígenas deben quedarse en el páramo, mientras que en Los Ríos, especialmente en Babahoyo les restó votos el tema de los radares, además del desplazamiento de una Viceprefecta a la cual no se le da un especio concreto, eso también les pasó factura”, dijo.

En cuanto a la tendencia que se inclina hacia el candidato correista Andrés Arauz, Delgado expuso que, de acuerdo al clima social, el voto de Arauz fue del electorado adulto, por lo cual dicho político deberá de enfocarse considerando tres grandes e importantes aspectos en esta segunda vuelta: llegar al oído de los jóvenes, captar el respaldo de electores en Azuay y Pichincha, que lo negaron en primera vuelta, y seguir manteniendo el voto de la ruralidad, que fue el que lo llevó al primer sitial y en donde el ex Presidente Rafael Correa, mantiene un voto ‘duro’. (MAC)