Gobierno incumple pago de bonos especiales por falta de recursos en la caja fiscal

    TAREA. Moreno tiene compromisos de gastos por cumplir antes de dejar el poder.

    Las compensaciones a maestros y otros funcionarios del sector público; además de a los desempleados por la actual crisis están a la cola de un creciente número de obligaciones.

    A inicio de febrero 2021, el Gobierno anunció que pagaría, hasta el último día de ese mes, un bono o compensación especial a funcionarios públicos en la primera línea de lucha contra la Covid-19: profesores, policías, militares, personal médico y agentes de tránsito.

    Sin embargo, ese ofrecimiento, que iba a representar un gasto adicional de $65 millones, no se ha cumplido hasta la fecha; y en el sector del magisterio se asegura que hay atrasos en aportaciones al IESS y otros rubros relacionados con la nómina.
    Asimismo, otra ayuda que, por el momento, se ha queda en el anuncio es la entrega de un bono $500 a 570.000 desempleados durante la pandemia. Los beneficiados debían ser notificados mediante mensaje de texto; y las transferencias estaban previstas entre febrero y marzo 2021.

    Una de las razones principales de esos incumplimientos es que la caja fiscal no ha recibido financiamiento externo durante 2021, lo que le pone más presión a un presupuesto estatal con crecientes compromisos y pagos.

    Solo en enero de este año se acumularon atrasos por $1.262 millones y quedaron sin registrar $1.000 millones adicionales de gastos. Además, se han tenido que pagar más de $500 millones en vencimientos de capital de deuda externa e interna.

    China sigue siendo uno de los principales acreedores del Ecuador. En los últimos 12 meses, le hemos pagado $923 millones por créditos vigentes y $25 millones adicionales por preventa.

    Según Fausto Ortiz, ex ministro de Economía, sin nuevo financiamiento, las reservas del país seguirán cayendo por pagos al exterior.

    Siempre con saldo en contra

    Incluso tomando en cuenta el presupuesto gastado en 2020, donde se tuvieron que hacer varios cambios y ajustes en medio de la crisis, el Estado siempre está con saldo en rojo y los huecos se deben cubrir con endeudamiento.

    Así, por ejemplo, en promedio se gasta $1.850 millones mensuales, solo en operaciones del Gobierno Central; pero los ingresos llegan a $1.273 millones. La nómina, o el gasto en sueldos, representan, por lo menos, $720 millones, es decir, casi 40% de los compromisos. (JS)