Fuerte invierno no cesa y pasa factura a la urbe

185
COMERCIO. Las lluvias afectan a la economía de múltiples comerciantes.

La temporada invernal no da tregua y preocupa a ciudadanos y comerciantes de la localidad.

Las fuertes lluvias suscitadas en el transcurso de los últimos días han provocado graves consecuencias en varios puntos de la urbe. Familias de diferentes barrios y comerciantes han sido los grupos más afectados, puesto que la temporada invernal ha originado significativas pérdidas económicas.

Mercado Mayorista

El agua y escombros procedentes del desbordamiento del río Malacatos y río Zamora han causado daños en el mercado Gran Colombia o conocido popularmente como mercado Mayorista.

Ante la acumulación de lodo y tierra los comerciantes efectúan tareas de limpieza con el objetivo de mejorar temporalmente la circulación de peatones, para ello, se han cerrado las calles aledañas.

El sector uno del mercado – que corresponde al área de venta de flores y artesanías-, ha sido el más golpeado por el ingreso masivo de agua, y, como parte de las medidas que han optado los comerciantes ante este escenario, es la colocación de sacos de arena frente a sus locales para evitar la inundación de los negocios.

Las mingas realizadas por los adjudicatarios han permitido que se mejore parcialmente el ornato de este sector, sin embargo, con la llegada de las lluvias el panorama volverá a ser desalentador y de pérdidas económicas.

Una de las comerciantes perjudicadas menciona que lo ideal sería la evacuación, puesto que el invierno no cesa y deja daños a su paso. Ella vende plantas ornamentales y algunas de estas fueron arrastradas por la fuerte creciente. Pide al municipio que les ayuden con nuevos espacios de venta en los que puedan expender sus productos con seguridad, además, solicitan mayor presencia de personal municipal que contribuya en las tareas de limpieza.

Escuela con daños

La madrugada del jueves, 18 de marzo, dos árboles de considerable magnitud se desplomaron sobre parte de las instalaciones de la Escuela Fiscal Mixta Graciela Atarihuana de Cueva, localizada en la Avenida de los Paltas.

Ante el lamentable suceso, personal del Municipio de Loja acudió al sector para proceder con el retiro de escombros y cortar los árboles ubicados en la parte trasera de este centro educativo.

Martha Rojas, directora de la Escuela Graciela Atarihuana, señala que las pérdidas económicas son cuantiosas, puesto que este acontecimiento afectó de forma directa a dos aulas, además, causó daños en el techo de un tercer salón y en los baños de la institución. Comenta que, el Distrito de Loja ya tiene conocimiento sobre el hecho, por lo que se pasará un informe para evaluar los perjuicios materiales e iniciar con los trabajos de reconstrucción. Afortunadamente, no se reportaron pérdidas humanas.

Afectación a familia

Una de las viviendas que sufrió los estragos de la naturaleza es el domicilio de la señora María Villamagua, ubicado en el barrio Borja Bajo. Las fuertes lluvias han causado daños materiales en su hogar, razón por la que realiza esfuerzos, en conjunto con su familia, para intentar frenar el ingreso de agua.

Las pérdidas que registra tras este hecho son considerables, puesto que cartones de reciclaje, ropa, cobijas, colchones, muebles, electrodomésticos, entre otras pertenencias, se echaron a perder, además, tuvieron que retirar los pisos de los dormitorios debido a que se encontraban repletos de agua.

Dada la complicada situación, han tenido que evacuar hacia la segunda planta de su vivienda, hasta que las autoridades locales tomen cartas en el asunto.

María comenta que cuando ocurrió este acontecimiento se encontraba en el interior de su domicilio realizando tareas del hogar, posteriormente, escuchó un fuerte estruendo originado por el desplome parcial de un muro divisor localizado en la parte lateral de su vivienda. Tras la caída del muro, se vertió una gran cantidad de agua acumulada que ingresó a su casa. “Intenté contener el agua con la escoba, pero no lo conseguí”, recalca apenada, además, solicita al municipio que le ayuden con el alcantarillado, ya que por falta de este servicio deben soportar graves consecuencias.

Manifiesta que su vivienda siempre se ha visto afectada por las lluvias, sin embargo, estos días ha tenido que enfrentar con mayor intensidad los estragos de la naturaleza, puesto que el agua que inundó su domicilio alcanzó un metro de altura.

María aprovechó la oportunidad para apelar a la solidaridad de los lojanos. Cualquier tipo de contribución es bienvenida, puesto que se encuentra viviendo duros momentos en compañía de su familia. Las personas interesadas en ayudar a esta familia pueden contactarse al 0991203732, o pueden realizar aportes económicos en su cuenta de ahorros de la CoopMego 401010753700 a nombre de María del Cisne Villamagua.

Sector Borja Bajo

Un promedio de 15 familias resulta afectado ante el deslizamiento de tierra a la orilla de la quebrada “La Pava”, localizada en el barrio Borja Bajo. Este fenómeno natural podría ocasionar el desplome de varias viviendas.

Leonardo Pérez, morador del lugar, comenta que el sector registra este problema desde años anteriores, sin embargo, las intensas lluvias perpetradas en el transcurso de los últimos días han originado que la quebrada provoque el desgaste acelerado del terreno.

Un puente localizado en Borja Bajo ya colapsó como resultado del impacto del agua de la quebrada, sin embargo, sus bases quedaron varadas en el centro, lo que podría ocasionar que el agua se represe, dando lugar a nefastas consecuencias para las familias del lugar. “Las autoridades han venido a evidenciar, pero hasta el momento no tenemos ninguna respuesta”, comenta Pérez.

Ante este desalentador acontecimiento, los habitantes piden al Municipio de Loja que les ayuden con la maquinaria para lograr retirar los escombros del puente que se encuentran dentro de la quebrada, además, solicitan que se realice un muro de forma inmediata, debido a que las viviendas corren el peligro de colapsar.

Jacqueline Luna, manifiesta que la solicitud de ayuda al Municipio es desde hace 10 años, sin embargo, hasta la fecha no logran obtener una respuesta favorable que les brinde seguridad; además, temen por sus vidas, puesto que no pueden estar tranquilos dentro de sus domicilios.

TOME NOTA

Ante las fuertes lluvias es recomendable alejarse de árboles, viviendas, postes, entre otras construcciones que podrían colapsar.

EL DATO

Más del 50% de la población urbana se encuentra sin el servicio de agua potable.